El discreto encanto de la Compañía

La Dama Boba Compañía Nacional de Teatro Clásico CNTC Alfredo Sanzol
De Yebra (Nise) y Béjar (Laurencio), en primer término, en La Dama Boba
LA DAMA BOBA

Es reconfortante corroborar que un director inteligente como Alfredo Sanzol no ha olvidado -o eso doy por hecho, por lo visto en escena- que Lope de Vega facturaba textos como churros para un consumo rápido en los corrales de comedias y que una obra como La dama boba es, antes que nada, un vehículo ligero y ameno para la evasión del pueblo de entonces. Continuar leyendo “El discreto encanto de la Compañía”

Estrellas Volodia

El rap pica bien y alto

LA CALDERONA

Tarde o temprano, tenía que llegar un musical en clave de hip-hop. El tema elegido ha sido la vida de una famosa actriz y cortesana del siglo XVII, María Inés de Calderón, “La Calderona”, diva del momento, amante de nobles varios, favorita del rey Felipe IV y, en última instancia, madre de un célebre bastardo real, Juan José de Austria, encargado entre otras tareas, de controlar la revuelta de Nápoles. Sí, amigos, el Siglo de Oro tiene mucho flow. Continuar leyendo “El rap pica bien y alto”

Estrellas Volodia

Amigos para siempre

Enríquez, Usón y Suárez, en Arte
ARTE

“Mi amigo Sergio se ha comprado un cuadro”. Así arranca. Y ya saben el resto. Si no, se lo resumo: teatro irónico y mordaz, dinamita sobre el edificio de las creencias y las asunciones cotidianas. Un clásico contemporáneo divertido e inmisericorde que hemos visto varias veces en España y que siempre nos obliga a volver a cuestionarnos qué entendemos por amistad. Porque de eso -sí, también un poco del líquido y engañoso mundo del arte contemporáneo- habla este pellizco de Yasmina Reza. Y cuando aprieta con el carisma de Roberto Enríquez, Cristóbal Suárez y Jorge Usón, ¿quién no iría varios días seguidos a que le hiciesen daño? Ojo, advertencia: si uno entiende bien lo que le están contando, se pueden perder amigos. Continuar leyendo “Amigos para siempre”

Estrellas Volodia

Picaresca con luces y sombras

Escena de El Rufián viudo llamado Trampagos

DOS NUEVOS ENTREMESES, “NUNCA REPRESENTADOS”

La picaresca es tan nuestra como el esperpento. O como el vino y el queso. Qué se le va a hacer, no somos suecos y nos cabreamos con la corrupción pero celebramos a los rufianes cuando nos hacen reír (no, los que hora menudean en hemiciclos no hacen reír, hablo de los otros). Hoy, como ayer, funciona el género ‘aperitivo’, y da gusto comprobar que el espectador de smartphone se identifica con la germanía –el lenguaje del hampa del Siglo de Oro- y los trasiegos de sus sinvergüenzas. Continuar leyendo “Picaresca con luces y sombras”

Estrellas Volodia