Importancia relativa

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

Otra vez La importancia de llamarse Ernesto. Bien, nunca está de más disfrutar del repertorio más incontestable de Oscar Wilde, un enredo de personajes de la alta sociedad que tiene el récord de respuestas ocurrentes por página. Apunten ésta de Algernon, el soltero empedernido: «Todas las mujeres llegan a parecerse a sus madres. Ésa es su tragedia». Hay poco que decir del texto, bien adaptado por Alfredo Sanzol y José Padilla. Sanzol, autor navarro de comedias con sello personalísimo como Sí, pero no lo soy, dirige aquí a sus paisanos, la compañía del Teatro Gayarre, en una producción cuidada con escenografía floral y vestuario victoriano de Alejandro Andújar, en el que desentonan detalles como los pendientes y las melenas masculinas. Continuar leyendo “Importancia relativa”

Una tarde con la familia

HERMANAS

Precedida por el aplauso en Barcelona, la versión madrileña de Hermanas confirma dos cosas: que hay una pujante creación teatral en Cataluña y que a menudo las paredes –y no hablo de las que separan Madrid y Barcelona, que también– son imposiciones de quienes se empeñan en crear compartimentos estancos en vez de aprovechar las sinergias. ¿Teatro comercial? ¿Nueva dramaturgia? Sin duda, la tragicomedia de Carol López pertenece al segundo grupo. Continuar leyendo “Una tarde con la familia”

Femenino plural

EL MANUAL DE LA BUENA ESPOSA

Alejada de la memoria histérica, la idea de El manual de la buena esposa, un repaso a la España de la Sección Femenina del franquismo que marcó la vida de tantas mujeres, se revela fresca y acertada. Una prueba es que el público ríe a base de bien con este popurrí de doce escenas que, como un Florido Pensil de amas de casa y jóvenes casaderas, ha escrito con ingenio un sexteto cargado de talento. Continuar leyendo “Femenino plural”

Sanzol, el selenita

EN LA LUNA

Hay pocos creadores jóvenes en las artes escénicas españolas con un universo propio tan claramente definido como el de Alfredo Sanzol. En los últimos años ha patentado una fórmula que tiene como señas de identidad un teatro construido sobre sketches y un humor fino de tintes sociales y familiares. El dramaturgo y director busca una narración costumbrista, alejada de la tentación de lo grueso pero sin pelos en la lengua: en un momento de Sí, pero no lo soy, dos lolitas provocadoras jugaban del vocablo, y en otro de este nuevo espectáculo, En la luna, dos niños abordan sin tabúes la vida sexual de sus padres. Los diálogos y las situaciones del autor navarro son tiernos y bruscos, un punto marcianos y a la vez perfectamente verosímiles. Continuar leyendo “Sanzol, el selenita”

Teatro al cubo en Almagro

LA TEMPESTAD

Como en toda buena fiesta popular, el Festival de Almagro reservó para su último fin de semana la traca final. El viernes, el Corral ofreció la poesía en pequeño formato de unos ya mediofondistas Chapitô –quince años llevan en la carretera–, compañía portuguesa de prestigio, con La tempestad como juguete. La noche permitió la posibilidad de la analogía con el doble programa del Corral de Comedias. A las 20:30 h, antes de los lusos, actuaron los autóctonos Nurosfera, con Canterbury. Continuar leyendo “Teatro al cubo en Almagro”

Artistas de la taxidermia

NADIE LO QUIERE CREER

Como un Lázaro ajeno a su destino, La Zaranda muere y resucita en Nadie lo quiere creer, su más reciente espectáculo, subtitulado La patria de los espectros; también el más oscuro y macabro, una composición naturalizada –no por teatro naturalista, nada más lejos de lo que La Zaranda cultiva actoralmente, sino por los guiños de taxidermia de esta fábula de andalucismo gótico– en la que junto a aves disecadas, los de Jerez meten en cloroformo al ser humano. Continuar leyendo “Artistas de la taxidermia”

Tiernas batallitas de la abuela

DELICADAS

Es paradójico: las mujeres que retrata Delicadas tienen poco de delicadas. Son de esas hembras de armas tomar; un matriarcado discreto, eso sí, pero no delicado. Mujeres que, pese al contexto bélico que les tocó vivir, no tiemblan al desnudarse para mandarle una foto a su novio al frente, o que apoyan a su hombre aunque éste sea un percusionista pesado que le da la tabarra a todo el pueblo. Tierno y divertido homenaje a nuestras madres, tías o abuelas, aquellas mujeres que vivieron la Guerra Civil, este viaje fragmentado en breverías –marca ya de la casa– escritas y dirigidas por Alfredo Sanzol, mantiene el nivel elevado de su anterior dramaturgia, aunque el tono busque otros territorios. Continuar leyendo “Tiernas batallitas de la abuela”

Fantástica taberna

FALSTAFF

“Desterrad al orondo Falstaff y desterraréis al mundo entero”, se defiende el susodicho en una de las muchas y geniales líneas que colecciona en Enrique IV. Falstaff, el borracho, el noble cobarde, el alegre y ocurrente amigo de juergas del joven príncipe Enrique, el putero y ladrón, como el propio Shakespeare lo describe, es, más que un personaje, una feliz intromisión en el alma humana, liberada la mirada de prejuicios. Todo eso lo han sabido transmitir Marc Rosich y Andrés Lima en un montaje que, como hizo Orson Wells en el cine, reúne los dos Enrique IV y parte de otros textos shakespearianos. Continuar leyendo “Fantástica taberna”

Vasos comunicantes

TODO ES ENREDOS AMOR

Como las estancias contiguas unidas por un pasadizo secreto que propician el laberinto cómico-galante de Todo es enredos amor, en esta etapa de la Compañía Nacional de Teatro Clásico también funciona la teoría de los vasos comunicantes: la idea de contar con unos veteranos invitados como Meridional Teatro para dirigir a la Joven Compañía –la «cantera», todo actores por debajo de 30 años–, aunque sea con un autor áureo “desconocido” como Diego de Figueroa y Córdoba (es su “debut” en la CNTC), da frutos en un montaje divertido y ágil, con verso bien dicho y un sorprendente bloque actoral. Continuar leyendo “Vasos comunicantes”