Mate a su padre

Elejalde y Espinosa, en Tebas Land
TEBAS LAND

Ya dijo Freud que todos habitamos en cierto modo en el imaginario lugar de este título. Tebas Land es un estado, pero no geográfico sino mental, un fatum que la civilización amarra: matar al padre es la secreta necesidad, el rito de transición que por fortuna la mayoría cumplimos de maneras menos literales. Y de eso, del parricidio, habla el laberinto de símbolos y vínculos que ha escrito el dramaturgo franco-uruguayo Sergio Blanco y que llega ahora a Madrid de la mano de Natalia Menéndez. Continuar leyendo “Mate a su padre”

La lógica del amor

Escena de la obra / Foto: Sergio Parra
UN TERCER LUGAR

Filosofía: amor al conocimiento. ¿Cómo diríamos amor al amor? No sé si hay alguna palabra griega que lo defina. Buscando he encontrado un término contemporáneo, limerencia, aunque creo que no es exactamente lo mismo. En fin, como sea. De todo eso, amor al conocimiento y amor al amor, habla Un tercer lugar, el nuevo montaje que ha escrito y dirige Denise Despeyroux. Y también de amor a Madrid, y en concreto, a un barrio, Usera. Continuar leyendo “La lógica del amor”

Lamento y triunfo de Feuerbach

Pedro Casablanc, como Feuerbach en la obra
YO, FEUERBACH

Feuerbach, actor antaño célebre y ahora de regreso -o acaso desconocido y buscando su lugar, sólo él y el autor conocen la verdad- dice haber hecho los grandes papeles: el Enrique IV, el Otelo y el Falstaff. Y, sobre todo, su querido Torcuato Tasso. Feuerbach, después de siete años fuera de circulación, se presenta en la sala de ensayos a pedir un papel. Continuar leyendo “Lamento y triunfo de Feuerbach”

¡Viva Mendoza!

Escena de Mendoza
MENDOZA

Mendoza, el bravo coronel, viene de vencer a un general traidor junto a su compadre Aguirre cuando la Mujer Luna les asalta en el camino. Las tropas de Pancho Villa van ganando la revolución a los federales, pero un destino especial les aguarda a los dos hombres de armas: él será general, primero, y gobernador, después, y Aguirre, aunque no habrá de disfrutar la gloria, será padre de un líder. Mendoza regresa a su rancho, donde Rosario, su esposa, le animará a agarrar la fortuna anunciada por la santona con las manos, aunque tenga que ensuciárselas de sangre. Continuar leyendo “¡Viva Mendoza!”