Café del bueno

SÍ, PERO NO LO SOY

No está mal, para variar, ir al Centro Dramático Nacional y tener la sensación de que se ha equivocado uno y en vez del solemne Teatro María Guerrero se ha colado, sin querer, en alguna sala alternativa de Lavapiés. Sólo la cuidada escenografía de Sí, pero no lo soy, que firma Alejandro Andújar -y que recrea con lujo uno de esos bares decadentes de los años sesenta, con bola de discoteca, espejos por doquier y asientos tapizados en rojo- confirma al espectador que está en el principal teatro público, aunque éste haya sido “ocupado”, para bien, por una compañía curtida en otros territorios.

Alfredo Sanzol, autor y director de este puñado de historias entrelazadas con alma de micropoesía y de sana subversión, ha “robado” ideas de internet para hacerlas materia teatral que resulta a ratos muy divertida y, en otros, deliberadamente melancólica.

Alfredo Sanzol, autor y director de este puñado de historias entrelazadas con alma de micropoesía y de sana subversión, ha “robado” ideas de internet para hacerlas materia teatral

Así, desde la historias de dos pamplonicas que añoran los Sanfermines en alta mar, un monólogo redondo de una madre que no acierta a saber escuchar a su hija adolescente, la del actor que en vez de Batman quiere ser Catwoman, o la de la familia de políticos argentinos que fracasa en su país y decide emigrar a España para poder echar mano al erario público a gusto, hasta pequeñas confesiones y retratos como el del treintañero que sale del armario o la escena entre dos lolitas procaces, Sanzol y su engrasada compañía -cinco intérpretes con tablas y querencia a la sonrisa que conocen bien al director y se ajustan al código que éste busca- sirven en bandeja de plata una taza agridulce de café. Café-teatro, claro. Pero del bueno, eso sí, que para algo debía servir estar en el mejor restaurante de la ciudad.


Autor: Alfredo Sanzol. Dirección: Alfredo Sanzol. Escenografía: Alejandro Andújar. Intérpretes: Paco Déniz, Natalia Hernández, Juan Antonio Llumbreras, Lucía Quintana, Pablo Vázquez. Teatro María Guerrero (Sala de la Princesa). Madrid.

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Mayo 2008).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *