Hay que verla

LOS OJOS

Cuatro actores, una escenografía somera dominada por tierra oscura y una historia de seres humanos. Poco más se necesita para hacernos abrir los ojos y descubrir a un director con ideas, Pablo Messiez –aplaudido también fue su anterior trabajo, Muda– y contrastar la modernidad de un clásico, Marianela, de Pérez Galdós, cuando se toma su argumento para crear una obra nueva con lenguajes teatrales de aquí y de ahora.

Poco agraciada, Marianela presagia el abismo de su engañosa felicidad cuando una oftalmóloga promete curar la ceguera de su enamorado, Pablo. En esta paradoja está la excusa que Messiez emplea para hablar de la infelicidad, de la soledad, del desamor. Lo hace ayudado por un cuarteto de actores notable, con unos sólidos Óscar Velado y Violeta Pérez, y una estupenda Marianela Pensado en la piel de su quebradiza tocaya; y una dramaturgia construida sobre diálogos salpicados de verismo y humor enfermizo, en la que sólo flaquean algunos momentos, como el primer y poco verosímil encuentro entre ciego y doctora.

En esta paradoja está la excusa que Messiez emplea para hablar de la infelicidad, de la soledad, del desamor. Lo hace ayudado por un cuarteto de actores notable

En este experimento sobresale el trabajo de Fernanda Orazi, actriz argentina que ya debería tener sitio propio en nuestro panorama teatral. Orazi es un seísmo escénico. Una lágrima y un labio tembloroso pegados a una risa que estalla para inundar el escenario. Su goloso personaje, la madre abandonada que languidece de desamor desde hace años y se consume en diatribas de odio hacia la sociedad, tiene parte del mérito: Natalia es un baúl de posibilidades en el que están la desesperación, el humor y la sinceridad más dolorosa.


Dramaturgia: Pablo Messiez, a partir de la novela de Benito Pérez Galdós. Director: Pablo Messiez. Intérpretes: Fernanda Orazi, Marianela Pensado, Violeta Pérez, Óscar Velado. Teatro Fernán Gómez. Madrid.

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Noviembre 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *