Divino tesoro

LA NOCHE TOLEDANA

La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, fórmula creada dentro de la CNTC en 2007 por Eduardo Vasco, sigue dando frutos gracias al respeto y buen hacer de Helena Pimenta. La “cantera” va ya por su tercera promoción, y La noche toledana es la mejor fiesta de graduación imaginable. La comedia de Lope de Vega es un laberinto de pulsiones eróticas –la escribió en 1605, ya “bachiller”, pero aún con las hormonas en plena floración– construidas con la habitual complicidad del espectador, que acepta toda clase de situaciones inverosímiles.

Quizá a la sombra de Las bizarrías de Belisa en ingenio o de La discreta enamorada en perfección, esta inyección de requiebros, citas y cuartos oscuros que transcurre a lo largo de una jornada desatada en la que casi todos los huéspedes de una posada pretenden a la criada Inés –que es en realidad la dama Lisena disfrazada para reconquistar a su amado, Florencio– funciona y divierte con un montaje alegre y descarado, que se apoya en el trabajo firme de un elenco al que no le pesa su juventud, dirigido con tiralíneas y desparpajo por Carlos Marchena.

Esta inyección de requiebros, citas y cuartos oscuros que transcurre a lo largo de una jornada desatada funciona y divierte con un montaje alegre y descarado

El director salta por los tejados de Toledo en el momento más creativo de su puesta en escena, pero basa el resto en texto, actores y un juego escenográfico con puertas móviles correcto pero poco arriesgado.

En cualquier caso, si algo es importante en esta Noche toledana es corroborar que hay relevo, un año más, para nuestros clásicos. Lo hay en la belleza y la inteligencia equilibradas de Natalia Huarte, la Lisena de esta producción; en la fuerza del Florencio de Francisco Ortiz; en el encanto de la posadera de Sole Solís, y en la desternillante composición del dúo de Capitán y Alférez que firman Manuel Moya y Carlos Cuevas, por citar a algunos, sin olvidar a Júlia Barceló, Elsa González o Jonás Alonso. Todos hacen de esta exaltación de la pasión un tesoro.


Autor: Lope de Vega. Versión: Daniel Pérez. Director: Carlos Marchena. Intérpretes: Natalia Huarte, Francisco Ortiz, Julia Barceló, Elsa González, Jonás Alonso, Sole Solís, Manuel Moya, Carlos Cuevas, Ignacio Jiménez… Teatro Pavón. Madrid.

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Mayo 2013).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *