Vasos comunicantes

TODO ES ENREDOS AMOR

Como las estancias contiguas unidas por un pasadizo secreto que propician el laberinto cómico-galante de Todo es enredos amor, en esta etapa de la Compañía Nacional de Teatro Clásico también funciona la teoría de los vasos comunicantes: la idea de contar con unos veteranos invitados como Meridional Teatro para dirigir a la Joven Compañía –la «cantera», todo actores por debajo de 30 años–, aunque sea con un autor áureo “desconocido” como Diego de Figueroa y Córdoba (es su “debut” en la CNTC), da frutos en un montaje divertido y ágil, con verso bien dicho y un sorprendente bloque actoral.

Aunque sobrio y en la línea de trabajo de piezas anteriores como Las bizarrías de Belisa, el sello Meridional se nota en gestos y giros que remiten a sus producciones más bufas como Cyrano. Julio Salvatierra, un sólido dramaturgo, logra que un texto que no es próximo al público de hoy se siga con claridad, y Álvaro Lavín construye divertidos juegos de voces con el pianista-actor de la función, Ángel Galán, entre otros detalles.

Aunque sobrio y en la línea de trabajo de piezas anteriores como Las bizarrías de Belisa, el sello Meridional se nota en gestos y giros que remiten a sus producciones más bufas como Cyrano

El resto es una compañía que sigue sorprendiendo desde su juventud: divertida y versátil es la protagonista, Mamen Camacho, en una Elena con algo de picaruela; junto a ella, muy cómica la Juana de María Prado; en su punto enamoradizo la Manuela de Paloma Sánchez de Andrés; muy bien también los Tronera y y Fernando de Julio Hidalgo y Héctor Carballo; y, en general, un conjunto notable. Pero hay que destacar un nombre, al menos en la tarde que vio quien firma: Franceso Carril, en el protagónico donjuán llamado Félix, es un derroche de frescura, talento, registros variados y madera de galán. Se oirá hablar de él..


Autor: Diego de Figueroa y Córdoba. Versión: Julio Salvatierra. Dirección: Álvaro Lavín. Reparto: Mamen Camacho, María Prado, Francesco Carril, Julio Hidalgo, Paloma Sánchez de Andrés, Héctor Carballo, Ángel galán (piano)… Teatro Pavón. Madrid.

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Febrero 2011).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *