Secretos del olivar

"La geometría del trigo", de Alberto Conejero
Trujillo, en primer término, en la obra / Foto: marcosGpunto
LA GEOMETRÍA DEL TRIGO

Podríamos cambiar geometría por geografía emocional, y trigo por olivar, y sería una buena primera aproximación al drama que late en el nuevo texto de Alberto Conejero, un asunto de familias, en plural, ambientado en algún pueblo del Jaén olivarero (Conejero cita Vilches en el progarama de mano) y minero (Linares en la mirada), que es la tierra del autor. El dramaturgo enfrenta a sus protagonistas al dilema del amor oscuro, ese tan lorquiano, aunque nada de lorquiano tenga este texto en el que, al final se imponen el deseo y la realidad a lo que la sociedad espera. Continuar leyendo «Secretos del olivar»

Bello acercamiento ‘fou’ a Almotásim

"Un cuerpo en algún lugar", de Gon ramos
Luis Sorolla y Fran Cantos, en la obra / Foto: SamuelGarAr
UN CUERPO EN ALGÚN LUGAR

En El acercamiento a Almotásim, un cuento delicioso de Borges (lo cual en sí es un pleonasmo), el autor de El Aleph jugaba como era costumbre en su prosa a la metaliteratura, y hablaba al lector de una novela así titulada escrita por un abogado de Bombay que narraba la búsqueda de un hombre, empeñado en encontrar a alguien a quien no conocía realmente pero a quien había intuido, de lejos, en otra persona: un ser miserable, lo peor de los arrabales. Continuar leyendo «Bello acercamiento ‘fou’ a Almotásim»

Todo es mejor en América

"West Side Story", versión de David Serrano
Un momento del musical

WEST SIDE STORY

Cuando el punto de partida de un montaje es tan elevado, es difícil que el resultado defraude. Es lo que ocurre con West Side Story, que acaba de aterrizar en Madrid en un nuevo montaje español. El superlativo musical de Leonard Bernstein, Stephen Sondheim y Jerome Robbins -en este caso la autoría es triple, porque las coreografías del original son también inolvidables, o cuádruple si añadimos el extraordinario guion de Arthur Laurents– tiene su sitio ya en el imaginario colectivo, y como ocurre con un buen Hamlet, un Fuenteovejuna, un Tío Vania o, por seguir con musicales, un Cabaret, este título nunca sobra en la cartelera. Y si se hace como se acaba de ver en el Teatro Calderón de Madrid, con una producción que no escatima en escenografías, cuida las voces y el reparto, y mima el ritmo, cabría poco que objetar. Y aún así, lo hay. Esta notable versión, muy recomendable en general, adolece de un par de decisiones de dirección que al enamorado del clásico le harán subirse por las paredes. Sí, son quejas de purista. Pero en este caso, importantes. Con todo, merece la pena ir a verla.

Continuar leyendo «Todo es mejor en América»