El ruido y la furia

"Tribus", de Nina Raine, dirigido por Julián Fuentes reta. CDN, 2020
Una escena del montaje de Fuentes Reta / Foto: MarcosGpunto
TRIBUS

“La vida es un cuento contado por un idiota lleno de ruido y de furia que no significa nada”. La frase (en prosa y traducción libre) pertenece a Macbeth. También le sirvió a William Faulkner para titular su novela más famosa, en la que se ponía en el lugar, como narrador, de un discapacitado mental. Es interesantísimo, apasionante diría, el tema principal -no el único- de Tribus, un nuevo texto de la autora británica Nina Raine (Consentimiento) que llega al CDN, en coproducción entre el centro público y Octubre Producciones. Una historia llena de ruido y de furia, en todos los sentidos. La furia de otros discapacitados, aunque diferentes: los sordos. El ruido del silencio. Continuar leyendo “El ruido y la furia”

María de Zayas y el MeToo

 
DESENGAÑOS AMOROSOS

El primer fin de semana del 41º Festival de Almagro deja sensaciones desiguales, con propuestas mejorables (algunas, mucho), otras notables y una brillante que cautivó a quien firma y a buena parte de la crítica. En otra entrada de esta página hablaré de FLDL ’11, el recital de Emilio Gutiérrez-Caba de poemas de Fray Luis de León acompañado de un trío de música de cámara barroca, y trataré también otro recital, hermoso y atípico, el de la cantante colombiana Betty Garcés, con músicas españolas (Turina, Mompou, Granados…) y textos de Quevedo, Góngora, Lope…También allí repasaré De lo fingido verdadero, adaptación en clave bufa de un texto de Lope sobre el juego de la realidad y la ficción en el oficio del actor, a cargo de Palmyra Teatro y KATUM Teatro.

Continuar leyendo “María de Zayas y el MeToo”

Tolcachir le hace justicia a Miller

TODOS ERAN MIS HIJOS

Al contrario que Albert Camus, entre su madre y la justicia, el iracundo Chris Keller no escogería a su madre. O, en su caso, a su padre. Y ahí reside la tragedia de Todos eran mis hijos, un texto inmenso de Arthur Miller que ya en su día sacudió a la sociedad norteamericana y que, décadas después de su estreno en 1947, no deja de sorprender. Suerte de Willy Loman en permanente batalla con su pasado, sobre Joe Keller cae como un alud la condena de la América que quiso limpiar su conciencia tras la Segunda Guerra Mundial. Y la fábrica de recambios para avión del protagonista es la herida abierta que marcará a la larga a la familia. Continuar leyendo “Tolcachir le hace justicia a Miller”