Rodrigo García, para reflexionar

"Daisy", de Rodrigo García

DAISY

Cada visita del dramaturgo y director español Rodrigo García –y la palabra «visita» cobra nuevo sentido desde que se ha instalado en Francia, como director del teatro nacional de Montpellier– es un acontecimiento entre los círculos interesados en el teatro contemporáneo. El quién es quién teatral del estreno de Daisy es la prueba de que sus propuestas siguen teniendo ese algo que puede hacer que lo rechaces de plano o lo consideres un faro a seguir, pero que a pocos deja indiferentes. Continuar leyendo “Rodrigo García, para reflexionar”

Rodrigo García, qué cruz

'Gólgota Picnic', de Rodrigo García, CDN, 2011
Escena de ‘Gólgota Picnic’ / Foto: David Ruano
GÓLGOTA PICNIC

Marcharse de un espectáculo de Rodrigo García no tiene nada de particular. Hombre, quizá hacerlo a los diez segundos de que haya comenzado la cosa, como hizo un espectador en la función que vio quien firma, sea un pelín exagerado. Para eso, se queda uno en casa. O, si se ve venir el bodrio, se aguanta un poco, diez minutillos por ejemplo, para llegar hasta el momento en el que el autor y director empieza a insultar a Cristo a través de sus actores. Que es tanto como decir que lo hace él mismo, porque Gólgota Picnic es un oratorio a cinco voces herético («yo soy el ángel caído», provoca el hispanoargentino) sobre la religión cristiana, su nueva obsesión después de años de investigar teatralmente con feroces autopsias del capitalismo y el consumismo. Continuar leyendo “Rodrigo García, qué cruz”

Metamorfosis a ritmo de tortuga

"Aproximación a la idea de desconfianza", de Rodrigo García, 2008

APROXIMACIÓN A LA IDEA DE DESCONFIANZA

Un momento de sublime poesía subversiva desde su aparente inocuidad: dos actores reconstruyen con paciencia, como si fuera lo más normal del mundo, una lechuga, un tomate y una zanahoria, hoja a hoja, trozo a trozo, y vuelven a plantarlos en un saco de abono. Un huerto «frankensteiniano» e imposible: las ciudades muertas, la vida que llevamos muerta, el consumismo muerto, y todo resucitado en una utopía bucólica e idílica, aunque imposible como toda utopía. Continuar leyendo “Metamorfosis a ritmo de tortuga”