Concerto grosso

"El concierto de San Ovidio", de Buero Vallejo, dirigido por Mario Gas (CDN)
Lander Iglesias, rodeado de otros protagonistas de la obra / Foto: marcosGpunto
EL CONCIERTO DE SAN OVIDIO

Dos siglos antes que Francis Veber, otro avispado francés, el feriante Valindin, ya inventó la cena de los idiotas. O de los ciegos. Se trataba de reírse de alguien. Aquel episodio real de crueldad fue recogido por Antonio Buero Vallejo en El concierto de San Ovidio, uno de sus grandes dramas históricos. Visto hoy, el texto sigue enorme, majestuoso en su construcción y su ritmo. Impecable. Solo quedaba acertar a traerlo a nuestros días. ¿Pero cómo? La respuesta que Mario Gas, un maestro de nuestras tablas, ha encontrado no gustará a muchos, pero es sublime: no haciéndolo. Continuar leyendo “Concerto grosso”

Tomatina almeriense

DENTRO DE LA TIERRA

Una civilización, un océano, un desierto de formas geométricas imperfectas pero constantes. La vista imagina todo tipo de posibilidades, más aun cuando se acaba de ver, el día antes, la impactante Blade Runner 2049. Pero toca hablar ahora de teatro y de algo que nada tiene que ver con la ciencia ficción. Puestos en fila uno detrás de otro, las líneas de plásticos llegarían a Bruselas. Eso dice un personaje. Siempre me ha llamado la atención el paisaje almeriense de los invernaderos y las plantaciones cubiertas de lonas. Continuar leyendo “Tomatina almeriense”

Suspiros de España

"Tengo tantas personalidades que cuando te digo te quiero...", de Jesús Cracio
Una escena del montaje de Jesús Cracio / Foto: Javier Fdez.-Largo
TENGO TANTAS PERSONALIDADES QUE CUANDO TE DIGO ‘TE QUIERO’ NO SÉ SI ES VERDAD

Qué desgracia la de Max Aub: le tocó ser un tipo que no se casaba con nadie, que no creía ciegamente en la izquierda ni en la derecha, al que sus coetáneos convirtieron en un paria, un exiliado en todos los sentidos, comenzando por el geográfico, pero también el espiritual. Su patria le dolía. Y fue –ambas afirmaciones no son incompatibles– un apátrida nominal: procedente de familia alemana emigrada, habiendo nacido en París y crecido en Valencia, en aquella Europa de pre y posguerra todos le discriminaron y estuvo permanentemente desubicado. Continuar leyendo “Suspiros de España”

Don Juan se va al infierno

"Don Juan Tenorio", dirigido por Blanca Portillo

DON JUAN TENORIO

Si de un texto se han hecho versiones en España para dar y tomar, ése es Don Juan Tenorio. Cada cual hace su aportación, su interpretación del mito romántico. No cabe por tanto ya el escándalo, sino el análisis reposado. Lo digo antes de que alguien crea que quien firma se lleva las manos a la cabeza. Bien está, vaya por delante, tener un Tenorio grande, ambicioso, en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, y mejor si presenta todos los mimbres del éxito a priori.

Continuar leyendo “Don Juan se va al infierno”

Aullidos wagnerianos

"Montenegro (Comedias bárbaras", de Valle-Inclán, CDN

MONTENEGRO (COMEDIAS BÁRBARAS)

Estaba anunciado un gran montaje y se cumplió, al menos en lo epatante. No era para menos: reunir las Comedias bárbaras, tres obras de Valle-Inclán, en una, reducir las seis horas a tres y media… Ernesto Caballero ha sido valiente y la gran producción que es Montenegro está impregnada de las mejores esencias estéticas: el hermoso vestuario, entre andrajoso y esquemático, de Rosa García Andújar, la iluminación en claroscuros crepusculares de Valentín Álvarez, el impresionante puente de piedra antigua que domina la escenografía de José Luis Raymond, y que nos remite al bosque, a lo céltico y lo agreste… Continuar leyendo “Aullidos wagnerianos”

El imperio de Portillo

"La vida es sueño", de Calderón de la Barca, CNTC. 2012

LA VIDA ES SUEÑO

Los grandes textos a menudo hacen grandes a los montajes, pero el camino es de ida y vuelta y también un gran montaje puede realzar a un clásico, situándolo en el lugar que merece ocupar y erigiéndose como un pedestal de carne e ideas para sus versos. Que Helena Pimenta haya elegido La vida es sueño como su primer estreno al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico era hasta ayer una declaración de intenciones arriesgada, pues un corolario al principio expuesto al comienzo es que los grandes textos conducen también a las mayores caídas. Continuar leyendo “El imperio de Portillo”

Hay que verla

LOS OJOS

Cuatro actores, una escenografía somera dominada por tierra oscura y una historia de seres humanos. Poco más se necesita para hacernos abrir los ojos y descubrir a un director con ideas, Pablo Messiez –aplaudido también fue su anterior trabajo, Muda– y contrastar la modernidad de un clásico, Marianela, de Pérez Galdós, cuando se toma su argumento para crear una obra nueva con lenguajes teatrales de aquí y de ahora. Continuar leyendo “Hay que verla”