Un tiro en el pie o el arma de Chéjov

Una escena de Espía a una mujer que se mata /foto: marcosGpunto
ESPÍA A UNA MUJER QUE SE MATA

El director argentino Daniel Veronese comenzó hace ya más de década una apuesta creativa no exenta de ambición: hacer suyos los grandes dramas de Antón Chéjov. Eso implicaba llevarlos a su terreno, acercarlos a su lenguaje escénico y descontextualizarlos visualmente. Hay que tener las cosas muy claras para llegar a buen puerto en un mar emocional como el de Chéjov. Continuar leyendo «Un tiro en el pie o el arma de Chéjov»

Tomatina almeriense

DENTRO DE LA TIERRA

Una civilización, un océano, un desierto de formas geométricas imperfectas pero constantes. La vista imagina todo tipo de posibilidades, más aun cuando se acaba de ver, el día antes, la impactante Blade Runner 2049. Pero toca hablar ahora de teatro y de algo que nada tiene que ver con la ciencia ficción. Puestos en fila uno detrás de otro, las líneas de plásticos llegarían a Bruselas. Eso dice un personaje. Siempre me ha llamado la atención el paisaje almeriense de los invernaderos y las plantaciones cubiertas de lonas. Continuar leyendo «Tomatina almeriense»

Xunta sangrienta

LOS MÁCBEZ

Andrés Lima vuelve a Shakespeare. Le va lo excesivo al director como un guante a una mano, y el sangriento escocés Macbeth se presta, como demuestra parte de esta versión «compostelana» que estrena el CDN, a su planteamiento, tan divertido y trepidante como ajeno a la sutileza. Hay sátira y mucho cachondeo a cuenta de los tópicos gallegos en la revisión que Juan Cavestany ha escrito, llevándose la trama a una Xunta caciquil, donde el conselleiro Mácbez recibe de tres meigas –¡en un burdel, copa en mano!– la premonición de que será presidente. Continuar leyendo «Xunta sangrienta»

Piensan, luego existen

"El régimen del pienso", de La Zaranda

EL RÉGIMEN DEL PIENSO

La Zaranda llega al Centro Dramático Nacional y, al contrario que otros, que se difuminan en el encargo o quedan empequeñecidos por la responsabilidad, los de Jerez ofrecen su mejor cara, insobornable y libérrima. Son muchos años, dirán, y no vamos ahora a vendernos por menos de nada. Los autores de Los que ríen los últimos, Homenaje a los malditos o Nadie lo quiere creer no han cambiado, fieles a una concepción del teatro en la que no tiene cabida el realismo ni la narrativa, pero se ríen también del post dramatismo, como si dijeran: eso lo llevamos nosotros haciendo toda la vida sin tanto ruido. Eso sí, hay que tener actores: grandes Paco Sánchez, Gaspar Campuzano y Enrique Bustos, y muy bien adaptado a sus códigos el fichaje, Javier Semprún. Continuar leyendo «Piensan, luego existen»

Fantástica taberna

FALSTAFF

«Desterrad al orondo Falstaff y desterraréis al mundo entero», se defiende el susodicho en una de las muchas y geniales líneas que colecciona en Enrique IV. Falstaff, el borracho, el noble cobarde, el alegre y ocurrente amigo de juergas del joven príncipe Enrique, el putero y ladrón, como el propio Shakespeare lo describe, es, más que un personaje, una feliz intromisión en el alma humana, liberada la mirada de prejuicios. Todo eso lo han sabido transmitir Marc Rosich y Andrés Lima en un montaje que, como hizo Orson Wells en el cine, reúne los dos Enrique IV y parte de otros textos shakespearianos. Continuar leyendo «Fantástica taberna»

Sin novedad en el frente

"Madre Coraje y sus hijos", de Bertolt Brecht, dirigida por Gerardo Vera

MADRE CORAJE Y SUS HIJOS

La miseria es el río del mundo, ya saben. Lo decía Orson Wells en El tercer hombre: en cinco siglos de paz, Suiza produjo el reloj de cuco, mientras que en treinta años de guerras y asesinatos, la Italia de los Borgia dio a luz a Miguel Ángel, Leonardo… Madre Coraje habría hecho buenas migas con Harry Lime: vive de la muerte y eso será su pecado y su penitencia. Continuar leyendo «Sin novedad en el frente»

Apocalypse Liddell

"Perro muerto en tintorería: los fuertes", de Angélica Liddell

PERRO MUERTO EN TINTORERÍA: LOS FUERTES

Sólo desde el horror se puede entender el horror. El artista incomoda cuando se muestra desnudo y nos muestra desnudos. El riesgo: que no todo el mundo entienda y/o comulgue. Unos cuantos espectadores se marcharon de la sala pequeña del Valle- Inclán, por eso conviene advertir que Perro muerto en tintorería: los fuertes es el más complejo e inasequible espectáculo de la ya de por sí incómoda Angélica Liddell y, a la vez, su montaje más maduro, el zénit de su progresión como artista. Continuar leyendo «Apocalypse Liddell»