Todavía funciona

ARTE

Es difícil, en un caso como el de Arte, deshacerse de los precedentes: el montaje de Flotats, con Hipólito y Pou, fue un gran éxito y los aficionados al teatro aún lo tienen en mente. Pero la función de la escena no ha de ser necesariamente superar, reinventar o redescubrir, sino contactar con el público, estar ahí. Que un excelente texto esté en cartelera bien dirigido e interpretado quizá no suponga el descubrimiento de América pero no hay por qué pedírselo.

Eduardo Recabarren, artesano del oficio teatral con muchos montajes a cuestas, asume el reto, tras Flotats y Darín, y logra que uno no piense durante toda la función en los ilustres precedentes. Más figurativo en su planteamiento, su concepto de la escena es menos estético, pero sabe manejar a sus actores, y eso en este texto es fundamental. Francamente, uno ríe a gusto con el famoso monólogo del pusilánime Iván, con la acritud de Marcos o el chauvinismo de nuevo rico de Sergio.

Eduardo Recabarren, artesano del oficio teatral con muchos montajes a cuestas, asume el reto, tras Flotats y Darín, y logra que uno no piense durante toda la función en los ilustres precedentes

El gran bombazo de Yasmina Reza no lo fue por casualidad: Arte es un texto vibrante, inteligente, abundante en recovecos y giros, con una impredecible carpintería teatral y diálogos memorables. Reza consigue hacer reír al público con una historia tan amarga como puede serlo la destrucción de una vieja amistad y arroja reflexiones de observador externo pero crítico sobre las clases sociales, las máscaras sociales y, cómo no, el mundo del arte. Y lo hace desde el brillante arranque: “Mi amigo Sergio se ha comprado un cuadro”, dice la primera frase. Un cuadro en blanco por el que ha pagado una fortuna, y que distanciará a los amigos.

Divertido, sagaz, Luis Merlo aplica a Iván ese carácter frágil y torpe de su Mauri televisivo, que conecta con el público, y clava el monólogo convirtiéndolo en un torbellino. Álex O’Dogherty destila cinismo y mala leche como Marcos (o sea, lo que pide el papel) e Iñaki Miramón se mete con mucha gracia en la piel del aficionado al arte que ha perdido el sentido del humor. Olviden las comparaciones: Arte sigue funcionando y merece la pena.


Autora: Yasmina Reza. Dirección: Eduardo Recabarren. Reparto: Luis Merlo, Alex O’Dogherty, Iñaki Miramón. Teatro Alcázar. Madrid.
 

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Mayo 2009).

Estrellas Volodia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights