Cervantes y su tocayo Bosé

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

¿Qué pinta Sevilla, de Miguel Bosé, en una escena clave del Quijote? Nada… O todo. Depende del cristal con que se mire. Situada en unas coordenadas tan alejadas de la sensibilidad occidental como es la mirada de un artista chino a un clásico español, la Compañía Nacional de Teatro de China ha debutado en España, y con qué texto, para el fin de fiesta del Festival de Almagro. Su visión del Quijote es occidental en la estética: su hidalgo, enjuto, con peto, adarga y lanza, responde al imaginario consolidado aquí. Y la adaptación no tiene pega, es complejo meter a Cervantes en dos horas y media: cualquier «traduttore» es «traditore», y cualquier tijera acierta y yerra a la fuerza. Pero no se acusa en esta selección de episodios.

Más allá de la estética, sin embargo, pronto queda claro que estamos en otro continente. Las dificultades son más bien culturales. Se intuye en Guo Tao un sobresaliente esfuerzo y un actor de primera, con un Alonso Quijano doloroso y enloquecido. Lo mismo que en el Sancho vital y campechano de Liu Xiaoye, o en el resto de la compañía, que realiza un trabajo notable. Pero hay que suponer, porque los códigos de actuación en su lengua y cultura están tan alejados de la nuestra que se hace complejo apreciar lo que, por momentos, parece griterío, desenfreno y exceso en el cantarín mandarín, sobretitulado en español.

Los códigos de actuación en su lengua y cultura están tan alejados de la nuestra que se hace complejo apreciar lo que, por momentos, parece griterío, desenfreno y exceso en el cantarín mandarín

La algarabía del hogar del hidalgo, o el atropellado relato de Cardenio y Luscinda parecían uno de esos relatos épicos de guerreros que facturan sus cineastas. Sin embargo, allí donde se serenaba el ánimo, como en los monólogos de Guo Tao, se apreciaba que el director, Meng Jinghui, había comprendido la tensión trágica del personaje y su dimensión romántica, más allá de la burla pretendida por Cervantes.

Es en el terreno visual donde cabe quitarse el sombrero ante la propuesta de Jinghui, del iluminador, Wang Qi, y del escenógrafo, Zhang Wu, que se adentran en un viaje capaz de mezclar en pequeñas dosis lo folclórico y hortera –el «momento Papito» o una escena de flamenco imperdonable– con grandes cantidades de poesía y de buen gusto. Proyecciones con grabados de Doré, sombras agigantadas que dotan de una nueva frescura a la escena de los molinos y bosques de faroles esféricos llenan esta propuesta, austera por lo demás, en la que hay mucho de juego. Sin duda interesante, aunque para valientes: hubo deserciones entre el público.


Texto: Miguel de Cervantes. Dirección: Meng Jinghui. . Iluminación: Wang Qi. Producción: Z. Zhiquiang. Escenografía: Zhang Wu. Reparto:  G. Tao, L. Xiaoye, H. Qing, Z. Yicheng, Z. Xiaosu… Guitarrista: M. Xinle. Festival de Almagro. Antigua Universidad Renacentista. Julio 2011.

Crítica publicada originalmente en La Razón y recogida en Notas desde la Fila Siete (Julio 2011)

Estrellas Volodia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights