El territorio de Mayorga

LA PAZ PERPETUA

Si Juan Mayorga fuera uno de los protagonistas de La paz perpetua, tres perros que compiten por un collar de K7, el cuerpo de elite antiterrorista, tendría claro qué decisión tomar ante el dilema final que se les plantea. La implicación moral del dramaturgo, autor de Hamelin o Himmelweg, camino del cielo, entre otras obras, es innegable. Pero además debate sin aburrir, como buen profesor, cuela la filosofía en el escenario hecha teatro vivo. Como toda fábula, este drama con momentos cómicos es más que un cuento de animales. Mucho más. Habla de las grandes cuestiones que sacuden nuestro mundo: la seguridad, la libertad y la fina frontera que separa a ambas cuando hablamos de terrorismo, la tortura.

Por eso este nuevo drama, canino, aunque dolorosamente humano en el fondo, resulta brillante. Juan Mayorga es ya el campeón dominante: nadie puede discutirle el título de gran dramaturgo de su generación, confirmado por este texto, el estreno de la temporada. En unos años, mera justicia poética, «La paz perpetua» debería ser un clásico.

José Luis Gómez es lector atento antes que director: sus perros son aquí soldadesca, sus protagonistas, Odín, John-John y Enmanuel, bípedos con alma sin por ello dejar de recordar a canes en todo momento

Es también un montaje impecable, pues José Luis Gómez es lector atento antes que director: sus perros son aquí soldadesca, sus protagonistas, Odín, John-John y Enmanuel, bípedos con alma sin por ello dejar de recordar a canes en todo momento. Su propuesta es una lección de acierto estético, de recursos bien empleados en la aparente sobriedad de un inquietante escenario carcelario, y todo un taller de dirección actoral, con Israel Elejalde, José Luis Alcobendas y Julio Cortázar mimetizados y entregados.

Aunque perros, cada uno desarrolla una personalidad única: los tres está impresionantes, acompañados por el buen hacer de Fernando Sansegundo y Susi Sánchez como sus examinadores. En conjunto, La paz perpetua es el mejor montaje del Centro Dramático Nacional en muchos años.


Autor: Juan Mayorga. Dirección: José Luis Gómez. Escenografía: José Luis Gómez. Vestuario y caracterización: Alejandro Andújar. Iluminación: José Manuel Guerra. Espacio sonoro: Javier Almela. Creación multimedia: Álvaro Luna. Intérpretes: Israel Elejalde, José Luis Alcobendas, Julio Cortázar, Fernando Sansegundo, Susi Sánchez. Teatro María Guerrero. 24-4-2008.

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Abril 2008).

Estrellas Volodia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights