Delicia oriental agripicante

EL SEÑOR YE AMA LOS DRAGONES

Paco Bezerra –autor de aquella inquietante Grooming sobre la pederastia y el abuso de poder– vuelve a otro esquema oscuro de roles invertidos, aunque éste con mucho más humor. El escenario no puede ser más diferente: un edificio en una «colmena» de apartamentos de cualquier ciudad española (en vez de tanta acotación, el autor podía alargar un poco esta brevísima pieza). Allí, una vecina de abrigo de visón y tresillo se digna por primera vez en años a bajar al sótano para leerle la cartilla a las chinas, madre e hija, que allí viven. A quien acaba aleccionando Bezerra es a toda una sociedad que ha perdido la curiosidad y el respeto, y es Xiao-mei –interpretada en clave de ópera china, algo estrambótica pero con gracia, por Huichi Chiu–, una joven inteligente y observadora, la que demostrará que el dragón sólo se hacía el dormido.  

Algo ocurre en la ciudad –¿el nuevo orden mundial?–que pilla desprevenidos a los protagonistas, pero a Bezerra, que escribe un texto muy entretenido, le pierde querer tocar tantos palos

Con una escenografía de Mónica Boromello algo excesiva, escalonada en tres niveles, aunque sirve para hablar de las etapas de este descenso/ascenso socio-vecinal (que el autor estructura como «Infierno», Purgatorio» y «Paraíso»), el montaje brilla en lo audiovisual, con un vídeo impactante y una niebla que recueda al aliento del dragón que Merlín temía en el Excalibur de John Boorman. Algo ocurre en la ciudad –¿el nuevo orden mundial?–que pilla desprevenidos a los protagonistas, pero a Bezerra, que escribe un texto muy entretenido, le pierde querer tocar tantos palos, desde la farsa costumbrista –en la que están divertidísimas Gloria Muñoz y Lola Casamayor– hasta el terror psicológico. Demasiado agripicante.


Autor y director: Paco Bezerra. Escenografía: Mónica Boromello. Vestuario: Elisa Sanz. Iluminación: Felipe Ramos. Vídeo: Álvaro Luna. Reparto: Gloria Muñoz, Lola Casamayor, Huichi Chiu, Chen Lu. Matadero-Naves del Español. Madrid.

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Mayo 2015).

Estrellas Volodia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights