Estado de shock

SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA)

En ocasiones la crueldad se hace necesaria. Hablo del teatro, claro, no de la vida real, donde el sadismo y el mal son injustificables. Hablo de mostrarle al espectador los detalles terribles. Hablo de hacerle entrar en estado de shock. ¿De qué otra manera abordar, si no, los hechos infames del Plan Cóndor, las detenciones, las torturas, los desparecidos? Mucho de esto, crueldad y zarandeo del espectador, hay en Shock (El cóndor y el puma), el documento vibrante y redondo que firman con el sello Animalario, aunque sin ser una producción de esta compañía, varios de sus habituales. Pero también hay en escena teatro, juego, humor y vida. Teatro grande, ambicioso y memorable.

Continuar leyendo “Estado de shock”

Estrellas Volodia

Cuando Buero descifró Matrix

EN LA FUNDACIÓN

Horror, resistencia, dignidad, mentira, abusos, poder, torturas, locura, ficción, realidad, delación, causas perdidas, causas encontradas…

La Fundación debería ser una lectura y una representación obligadas en la enseñanza media. Buero Vallejo, en general, debería serlo -y también Calderón, Valle-Inclán y algunos más-. Es una obra de ojos abiertos y mente atenta. Como nuestros  responsables de Cultura y Educación prefieren dedicarse a colaborar en la asfixia de ambas, vía impuestos, últimamente, y planes educativos desquiciados (eso ya desde hace décadas), son esfuerzos aislados los que ponen las cosas en su sitio. Bravo, pues, por el Festival de Otoño por esta apuesta y por La Joven Compañía por recuperar el espíritu y la letra del mejor Buero. Continuar leyendo “Cuando Buero descifró Matrix”

Estrellas Volodia

Animales escénicos

En la soledad de los campos de algodón

RINOCERONTE

Si el teatro tuviera hoy en día en España la capacidad para convulsionar a la sociedad de que gozó en otro tiempo, quién sabe si este Rinoceronte que ha adaptado y dirigido Ernesto Caballero habría tenido un recibimiento similar al que tuvo, en 1961, el de José Luis Alonso, aclamaciones y pateos, según las crónicas. Hoy una metáfora animalista sobre nuestra actitud ante los totalitarismos no es revolucionaria, porque creemos haberlos relegado al tercer mundo, aunque convivamos inconscientemente con ellos disfrazados de otros fenómenos: el poder de las grandes empresas, el pensamiento dominante… En cualquier caso, socialmente hablando, éste es otro montaje más del Centro Dramático Nacional. Continuar leyendo “Animales escénicos”

Estrellas Volodia