Cien años de iniquidad

LA CASA DE LOS ESPÍRITUS

Probablemente, La casa de los espíritus sea, junto a Cien años de soledad, el mayor exponente de lo que podríamos llamar literatura de grandes sagas familiares sudamericanas. La primera, uno de los pilares del boom, creo escuela con su publicación en 1967: el realismo mágico. La segunda, posterior, bebe algo de esta misma corriente, aunque tiene un pie más anclado en el realismo que en lo mágico, y se adentra en su tramo final en el golpe de Estado contra Allende y en el terror del régimen de Pinochet y la Junta Militar. Continuar leyendo “Cien años de iniquidad”

Estrellas Volodia

Los vivos y los muertos

¡NÁPOLES MILLONARIA!

El universo de Eduardo de Filippo es delicioso y único. Tiene además la particularidad de orbitar en torno a un lugar concreto: Nápoles, su ciudad. Retratista como nadie de aquella urbe caótica, pícara y remendada, De Filippo logra que al hablar de la capital de Campania veamos el rostro de Italia entera, aunque acaso esto sea una verdad a medias. En ¡Nápoles Millonaria!, su texto más conocido, con permiso de Filomena Marturano, De Filippo nos abre una ventana a la vida en los barrios humildes en plena Segunda Guerra Mundial. Pero no es una obra sobre la guerra o el horror, sino una comedia sobre la miseria humana, sobre el egoísmo y la supervivencia. Un fresco con algo de neorrealismo y algo de moralismo. Un cuento divertido y tierno en el que la maldad y el dolor quedan aparcados por un rato. Y así lo ha entendido con acierto Antonio Simón es su hermoso montaje. Continuar leyendo “Los vivos y los muertos”

Estrellas Volodia

Talento a babor

LAS PRINCESAS DEL PACÍFICO

Tengo la apenas compartida convicción de que no solo hay que escribir de los estrenos, sino también de los espectáculos que ya llevan tiempo en cartelera, aunque se llegue tarde al ejercicio de la crítica en muchos sentidos. Porque esto no va de carreras. Por supuesto, lo ideal es hacerlo temprano, con la obra recién estrenada -sin ser ni tan joven ni tan viejo, aún recuerdo los tiempos en que las críticas se escribían la noche del estreno para la edición del día siguiente- y más en esta era de programaciones efímeras. Pero, si se disfruta de un reestreno o de una función en su enésima temporada, ¿por qué no escribir de ello? La reflexión vale también para el caso contrario: los éxitos incomprensibles que nos horrorizan. Para muchos espectadores, al fin y al cabo, es novedad. Toda esta perorata es para autojustificarme por no haber visto y hablado en su momento de ese enorme pequeño montaje que es Las Princesas del Pacífico. Una auténtica barbaridad de La Estampida Teatro. Imperdonable, salvo acaso diciendo algunas cosas bonitas. Y, como las merece, allá vamos. Continuar leyendo “Talento a babor”

Estrellas Volodia

¡Este cuerpo no es el mío!

LA CRESTA DE LA OLA

Una fregona que ve marchitarse sus días sin pena ni gloria envidia la vida de la celebrity para la que ella y su marido trabajan. Y, como tantas veces antes en el cine, un día, por arte de magia, se produce el cambiazo y la sirvienta despierta en el cuerpo de la señora y la señora en el de la sirvienta. Todo esto, así contado, no deja de parecer eso, el argumento de alguna película americana de los 80 o los 90 como ¡Este cuerpo no es el mío!, por citar alguna. La Estampida, compañía que aterriza en el Festival de Otoño con el marchamo de haber ganado el premio Ojo Crítico de RNE hace bien poco, lo cuenta sin embargo con su particular estilo, aportándole un humor que rasca en lo español, lo castizo y lo cotidiano. Continuar leyendo “¡Este cuerpo no es el mío!”

Estrellas Volodia

La Zaranda toca fondo

"Ahora todo es noche", de La Zaranda
AHORA TODO ES NOCHE

Corona estable del teatro postdramático poético-arrabalero,  La Zaranda, compañía convertida ya en “Teatro Inestable de Ninguna Parte” -el apéndice “de Andalucía la Baja” se quedó por el camino, autoexiliados de su tierra-, parece querer acercarse a sus retratados en una nueva incursión en la miseria cotidiana, que en esta ocasión es pecuniaria también. Son tres parias que no vienen de ningún lugar ni van a ningún sitio. Tres sin techo, tres tirados que han ido a naufragar en un aeropuerto. Y con ellos, tocando fondo en una alegoría -otra más- de la tristeza y la desesperación, los jerezanos tocan techo. ¿Dije suelo o techo? En esta ocasión la distancia que separa a uno de otro cabe en un titular, en una obra de Shakespeare, en una hora y media de teatro grande . Continuar leyendo “La Zaranda toca fondo”

Estrellas Volodia

Liddell y la cocina pobre

MI RELACIÓN CON LA COMIDA

Durante un tiempo se cuestionó la influencia potencial de autores posdramáticos y “alternativos”, por entendernos, como Rodrigo García y Angélica Liddell. Sí, eran contundentes, interesantes, diferentes, pero nadie llevaba sus obras a escena salvo ellos mismos, convertidos en todoterrenos, dramaturgo y director en uno, y, en el caso de Liddell, incluso protagonista. Por fortuna, este argumento ha sido barrido por los hechos. Además de otros méritos, García y Liddell son ya autores muy representados por otros. Es el caso de este montaje de Esperanza Pedreño de Mi relación con la comida, un texto de hace diez años de la autora de La casa de la fuerza. Continuar leyendo “Liddell y la cocina pobre”

Estrellas Volodia

Piura inconquistada

LA CHUNGA

El teatro de Mario Vargas Llosa no es un apéndice más de su obra, sino un cuerpo literario complejo y vivo, con carácter y sello propios, en el que el juego entre lo real y lo imaginado es una constante. Así, en La Chunga, obra seminal y la más representada del Nobel peruano, al margen de lo rico y variado de su lenguaje, que se zambulle en la marginalidad de los barrios más pobres de la ciudad peruana de Piura, y lo ágil de su carpintería teatral, Vargas Llosa juega a la arquitectura– temporal–, construyendo viajes de los recuerdos al presente, y del presente a lo nunca ocurrido, o a lo acaso ocurrido. Continuar leyendo “Piura inconquistada”

Estrellas Volodia

El canon de los musicales

LOS MISERABLES

Los miserables celebra estos días veintincinco años de éxito en Londres, la ciudad donde se estrenó el 8 de octubre de 1985 la ambiciosa apuesta del productor Cameron Mackintosh y el director Trevor Nunn, basada en la monumental novela de Victor Hugo -inevitablemente masacrada, dada su extensión, aunque extractada su esencia con acierto-, y a la que Claude-Michel Schönberg puso música con maestría. Continuar leyendo “El canon de los musicales”

Estrellas Volodia

Sentido y sensibilidad

CAÍDOS DEL CIELO

Hay gente que habla y gente que actúa. Paloma Pedrero pertenece a la segunda categoría: la dramaturga entiende que la conciencia social no es una pegatina de moda en una solapa ni una declaración en una rueda de prensa. Por eso hace años se embarcó en una nave que quizá no llegue nunca a un puerto concreto, pero en cuya travesía ocurren muchas cosas: la de ayudar a la gente de la calle. Decidió hacerlo a través de un grupo de teatro formado por actores sin hogar. El resultado es este estupendo estreno absoluto dentro del Festival de Otoño, Caídos del cielo. Continuar leyendo “Sentido y sensibilidad”

Estrellas Volodia

Bufones en la orilla

ARGELINO, SERVIDOR DE DOS AMOS

Argelino, servidor de dos amos se une en una nueva y necesaria corriente de teatro comprometido a otra obra interesante reciente, Perro muerto en tintorería: los fuertes, de Angélica Lidell. Formalmente, nada tienen que ver. Pero ambas nadan en las aguas de la denuncia. La compañía Animalario lleva años haciéndolo, a veces con demasiada ideología, como le ocurría a Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de boda de la hija del presidente, o incluso a su reciente Marat-Sade. Este Argelino supone un paso adelante para la compañía y uno de sus montajes más inteligentes. Continuar leyendo “Bufones en la orilla”

Estrellas Volodia