La postal más hermosa del mundo

"La melancolía del turista", de Oligor y Microscopía

LA MELANCOLÍA DEL TURISTA

Va para dos décadas ya. Aquella noche de 2003 viví una de esa experiencias escénicas inolvidables, por más que pasen los años y se sucedan las noches de estreno. Dos “locos” del teatro de objetos, los Hermanos Oligor, encerrados en una pequeña barraca, regalaron a un puñado de afortunados espectadores la maravillosa historia de amor Las tribulaciones de Virginia. Acudo con emoción pero algo temeroso de la decepción -cantaba Sabina aquello de “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”- a ver de nuevo a Jomi Oligor, que regresa a Madrid, dentro de la programación del Festival de Otoño. Lo hace junto a Microscopía, alter ego de la mexicana Shaday Larios, con quien ya ha estrenado en los pasados años dos montajes y con la que ahora trae a Matadero La melancolía del turista. Y ya les adelanto que dentro de otras dos décadas, si sigo por aquí, recordaré probabemente esta nueva poesía visual de Oligor y compañía, esta nueva barraca, en tiempos de Covid-19, pero tan hermosa como aquella otra. Continuar leyendo “La postal más hermosa del mundo”

Estado de shock

SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA)

En ocasiones la crueldad se hace necesaria. Hablo del teatro, claro, no de la vida real, donde el sadismo y el mal son injustificables. Hablo de mostrarle al espectador los detalles terribles. Hablo de hacerle entrar en estado de shock. ¿De qué otra manera abordar, si no, los hechos infames del Plan Cóndor, las detenciones, las torturas, los desparecidos? Mucho de esto, crueldad y zarandeo del espectador, hay en Shock (El cóndor y el puma), el documento vibrante y redondo que firman con el sello Animalario, aunque sin ser una producción de esta compañía, varios de sus habituales. Pero también hay en escena teatro, juego, humor y vida. Teatro grande, ambicioso y memorable.

Continuar leyendo “Estado de shock”

Todo es mejor en América

"West Side Story", versión de David Serrano
Un momento del musical
WEST SIDE STORY

Cuando el punto de partida de un montaje es tan elevado, es difícil que el resultado defraude. Es lo que ocurre con West Side Story, que acaba de aterrizar en Madrid en un nuevo montaje español. El superlativo musical de Leonard Bernstein, Stephen Sondheim y Jerome Robbins -en este caso la autoría es triple, porque las coreografías del original son también inolvidables, o cuádruple si añadimos el extraordinario guion de Arthur Laurents– tiene su sitio ya en el imaginario colectivo, y como ocurre con un buen Hamlet, un Fuenteovejuna, un Tío Vania o, por seguir con musicales, un Cabaret, este título nunca sobra en la cartelera. Y si se hace como se acaba de ver en el Teatro Calderón de Madrid, con una producción que no escatima en escenografías, cuida las voces y el reparto, y mima el ritmo, cabría poco que objetar. Y aún así, lo hay. Esta notable versión, muy recomendable en general, adolece de un par de decisiones de dirección que al enamorado del clásico le harán subirse por las paredes. Sí, son quejas de purista. Pero en este caso, importantes. Con todo, merece la pena ir a verla.

Continuar leyendo “Todo es mejor en América”