Piura inconquistada

LA CHUNGA

El teatro de Mario Vargas Llosa no es un apéndice más de su obra, sino un cuerpo literario complejo y vivo, con carácter y sello propios, en el que el juego entre lo real y lo imaginado es una constante. Así, en La Chunga, obra seminal y la más representada del Nobel peruano, al margen de lo rico y variado de su lenguaje, que se zambulle en la marginalidad de los barrios más pobres de la ciudad peruana de Piura, y lo ágil de su carpintería teatral, Vargas Llosa juega a la arquitectura– temporal–, construyendo viajes de los recuerdos al presente, y del presente a lo nunca ocurrido, o a lo acaso ocurrido.

Joan Ollé, el director, y Aitana Sánchez- Gijón, la protagonista, han colaborado ya en tres ocasiones con el novelista; nadie mejor que ellos para entender su universo. Poderosa, de sereno misterio, la Chunga de Sánchez-Gijón condensa el magnetismo del personaje escrito, la machurrona tabernera de un barrio de mala muerte. Impecables también Irene Escolar, cándida y sensual como Meche, el objeto de deseo del grupo, y Asier Etxeandia, rotundo el turbador, chulo y mujeriego Josefino. Y bien en general los Inconquistables, tribu tabernaria con un Tomás Pozzi divertidisimo.

Hay en la puesta en escena una incapacidad –la obra no es sencilla, cierto– para transmitir ese juego entre lo real y lo imaginado en la historia de “La Chunga”, Josefino y la bella Meche

Ollé tiene tablas y saber hacer. En ese sentido, esta Chunga es dinámica, con buenas actuaciones y una impronta teatral clásica. Pero hay en su puesta en escena una incapacidad –la obra no es sencilla, cierto– para transmitir ese juego entre lo real y lo imaginado en la historia de “La Chunga”, Josefino y la bella Meche, a la que se jugarán una noche a los dados y de la que, tras subir a la habitación de la tabernera, nunca más se sabrá. Esos saltos entre lo que pudo ser de ella, lo narrado, y lo que sabemos a ciencia cierta quedan poco claros. Las transiciones entre escenas por medio de un telón que cae, además de ser poco estéticas apenas ayudan a ese entendimiento.


Autor: Mario Vargas Llosa. Director: Joan Ollé. Intérpretes: Aitana Sánchez-Gijón, Asier Etxeantia, Irene Escolar, Tomás Pozzi, Jorge Calvo, Rulo Pardo…  Teatro Español. Madrid.

Foto: Javier Naval

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Mayo 2013).

Estrellas Volodia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.