Teatros del Canal 2021-2022: John Malkovich, Angelica Liddell, Krystian Lupa, Pippo Delbono y Andrés Lima

“Colossus”, de Stephanie Lake / Foto: Mark Gambino

 

John Malkovich, Angelica Liddell, María Pagés, Claudio Tolcachir, Pippo Delbono, Krystian Lupa, Peeping Tom, Philippe Jaroussky, la Compañía Nacional de Danza, Andrés Lima, Mario Gas, Florentina Holzinger, (La) Horde / Ballet National de Marseille, Sergio Peris-Mencheta, Stephanie Lake, Susan Kennedy, Colectivo Fango, Cirque Eloize, Il Pomo D’Oro y la Compagnia Dei Di Madrigali, Pilobolus, Akram Khan Company, Max Richter y Joël Pommerat son algunos de los nombres que formarán parte de la  programación de la Temporada 2021/2022 de los Teatros del Canal. En total, serán más de 100 propuestas de teatro, danza, circo, música, festivales y otras actividades. La Comunidad de Madrid, entidad a la que pertenecen los Teatros del Canal, ha presentado esta semana la programación, en la que un año más vuelve a haber nombres internacinales y que, este año, estará muy centrada también en los creadores madrileños.

El teatro seguirá siendo uno de los pilares de esta temporada con títulos, directores y compañías internacionales como Triptych:The Missing Door; Just call me God, que tarerá a Madrid a John Malkovich; La gioia (la alegría) de Pippo Delbono; Krystian Lupa con Capri; y Mauricio Dayub con El equilibrista. A medio camino entre la danza y el teatro, Dimitris Papaioannou, con su teatro-danza-físico en Transverse Orientation. Compatriotas de este último, Anestis Azas y Textlena Kitsopoulou se presentan en Madrid con Erotic Postcards from Greece.

En el apartado teatral español, destacn montajes como La gota de sangre de Emilia Pardo Bazán en versión de Ignacio García May y dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente; El alivio o la crueldad de los muertos, que dirige Rubén Ochandiano; Villa y Marte, el nuevo montaje de Ron Lalá; Principiantes, adaptación de Juan Cavestany de relatos de Raymond Carver que dirige Andrés Lima; Una costilla sobre la mesa: Padre, de Angelica Liddell; Los secuestradores del lago Chiemsee, de Alberto Iglesias y dirigida por Mario Gas; y Ladies Football Club, de nuevo un texto de Stefano Massini dirigido y adaptado por Sergio Peris-Mencheta.

Otros montajes teatrales que acogerá el Canal la próxima temporada serán lo nuevo de Joglars, Aristófanes; Colectivo Fango; Una historia de amor, de Alexis Michalik; Vanessa Monfort, que presentará El síndrome del copiloto; En lo alto para siempre, montaje de Juan Navarro y Gonzalo Cunill a partir de textos de David Foster Wallace; Ojos que no ven, dirigido por Carles Alfaro; La palabra de oro, con Pedro Mari Sánchez; y Finados y confinados, de Nieve de Medina. Además, repondrá Solo un metro de distancia, de Antonio C. Guijosa.

Akram Khan y Peeping Tom

El otro punto fuerte de la programación del Canal será la danza. Para empezar, tres platos fuertes europeos: Akram Khan, ; Pina Bausch Foundation, que junto a École des Sables y Sadler’s Wells traerán al Canal un programa formado por The Rite of Spring, de Pina Bausch, y common ground[s], de Germaine Acogny y Malou Airaudo; y los belgas Peeping Tom, con su Tríptico en una sesión: The Missing Door, The Lost Room and The Hidden Floor.

Además, una larga y completa programación con compañías de danza de diferentes estilos y coreógrafos como Carmen Werner, Daniel Doña, Cesc Gelabert y Morton Feldman, Nazareth Panadero, Peeping Tom, Pilobolus, Mal Pelo, Antonio Ruz con Isabel Villanueva, Teac Damsa Company, Aracaladanza, Stephanie Lake, Dani Pannullo, Florentina Holzinger, Jo Strømgren Kompani, el Ballet Nationale de Marseille o Teac Damsa Company, con su mezcla de danza contemporánea y tradición irlandesa.

No faltará música, en diferentes escuelas y estilos, con ciclos y festivales musicales como Clazz, COMA’21, Festival de Ensembles, el ciclo de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid. El Canal será sede un año más de la programación del Festival de Otoño, Madrid en Danza, Teatralia, Suma Flamenca y el FIAS Festival Internacional de Arte Sacro. Nombres propios como el contratenor Philippe Jaroussky, acompañado porla guitarra de Thibaut García; el soul de la francesa Imany, las sonatas de Beethoven al piano jazzístico de Moisés P. Sánchez… Signus String Quartet, Lechner Piano Trío, Luis Fernando Pérez con David Apellániz, los estadounidenses Brentano String Quartet, el violín rebelde de Strad, y la tradición coreana interpretada por el conjunto ADG7 serán otros nombres propios de la oferta musical.

Además, el centro público apostará este año por ciclos como Canal Baila, con creaciones de jóvenes coreógrafos residentes del Centro Coreográfico Canal;, Canal Vibes, en colaboración con la SGAE y centrado en el jazz; Canal Street, que cumple su tercera edición llevando la danza urbana de la calle a los escenarios; Canal Connect, una singular muestra de arte y nuevas tecnologías; y Fever Festival de videoarte y danza. 

Más de 30 coproducciones

La programación contará con más de 30 coproducciones ello son la zarzuela de Javier Carmena El orgullo de quererte y la ópera Las horas vacías de Ricardo Llorca. También obras de teatro como El alivio o la crueldad de los muertos, y Finados y confinados de Nieve de Medina, entre otras.

Flamenco, nuevas propuestas y actividades paralelas

El flamenco tendrá también un lugar especial en la temporada 21/22 con Proyecto Cano&Aibar, Andrés Marín, Ángel Rojas Flamenco Dance Project, Rafaela Carrasco, Carmen Cortés, Pepe Luis Carmona Habichuela, o la  nueva producción de María Pagés

Las familias tendrán espacios igualmente con una propuestas que buscan el punto de encuentro entre generaciones como el circo contemporáneo de Les 7 doigts de la main. El público se convierte también en protagonista en las diferentes actividades paralelas a la programación: encuentros con el público, actividades, cafés literarios, domingos en familia, etc. 

La Cuarta Sala, el espacio creativo virtual que arrancó durante el confinamiento, continúa brindando un canal único entre los artistas y el público con un lenguaje propio. Así mismo, los diferentes espacios de los Teatros del Canal se abrirán a propuestas artísticas rompedoras con exposiciones y performances que ofrecerán nuevas ópticas desde sus pasillos, halls e instalaciones. 

Estrellas Volodia

Natascha contra el Joker

LA TRISTEZA DE LOS OGROS

Juega el dramaturgo y director belga Fabrice Murgia en La tristeza de los ogros con una iconografía generacional en la que -ya al final- se incluye al Joker de Batman (el de Heath Ledger, tan perturbador). Es una imagen inquietante, como algunas más de este montaje que nos habla del horror con mayúsculas: las infancias truncadas, las adolescencias convertidas en pesadilla. Y elige dos casos para ello, tan dispares que un primer reparo a la idea de Murgia es conceptual: las juventudes rotas que reúne el montaje son dos caras de una misma moneda, la del horror, pero que se resisten a un tratamiento unitario: o se apuesta a cara o a cruz.

Continuar leyendo “Natascha contra el Joker”

Estrellas Volodia

Esto no es una crítica feroz

ESTO NO ES LA CASA DE BERNARDA ALBA

Eso nos dice Carlota Ferrer, directora de este ying y yang, este ejercicio de dualidad escénica, este darlo todo para después quemarlo todo: nos dice desde el título que lo que vamos a ver no es La casa de Bernarda Alba. Y eso, precisamente, es y no es una mentira, según se mire. De la misma forma que estas líneas son y no son una crítica feroz. El que quiera entender, que siga leyendo y entenderá. Continuar leyendo “Esto no es una crítica feroz”

Estrellas Volodia

Más madera

Cunill, Bermejo y Escolar, en Vania / Foto: Alba Pujol

VANIA (VERSIÓN LIBRE DE LA OBRA DE CHÉJOV)

Resulta casi provocador tener en cartelera Espía a una mujer que se mata y estrenar otra versión de Tío Vania con tanto en común con la de Daniel Veronese. El Vania libre de Àlex Rigola no lo es tanto: está fuertemente sujeto al concepto de deconstrucción. Viene a durar casi lo mismo que el del argentino y, como aquél, extrae la esencia del texto para dejarla reducida a una espuma aromática con cuatro personajes. ¿Copia? Continuar leyendo “Más madera”

Estrellas Volodia

Dignidad ciudadana

DIGNIDAD

En el clima actual, la reivindicación desde las artes de la honradez y el servicio público como requisito y meta, respectivamente, de la política es casi una obligación. El texto del actor y dramaturgo Ignasi Vidal –tiene en cartel también El plan–es buen teatro político, sin por ello caer en lo ideológico. Al menos de forma evidente. Porque, según avanza la trama, es inevitable pensar en la filiación de Vidal a UpyD y leer en este drama un correctivo a Ciudadanos y a Albert Rivera. El autor lo niega. Que el público decida. Continuar leyendo “Dignidad ciudadana”

Estrellas Volodia

Sombras que caminan

MACBETH

Escocia, durante el paréntesis sangriento de Macbeth, es un lugar oscuro y arbitrario en el que la vida nada vale. El teatro contemporáneo ha buscado a menudo aproximaciones estéticas a esta idea: el Macbeth de María Ruiz en 2004 o el de Carles Alfaro en 2008 exploraban territorios similares de angustia y penumbra. Pero la nueva propuesta de Helena Pimenta y la compañía Ur Teatro da un paso más y no sólo reafirma a la directora y los suyos como grandes conocedores de la esencia shakesperiana, sino como creadores capaces de generar sorpresa.

Pimenta emplea un sistema de llamativas proyecciones sobre una suerte de ciclorama de doble capa y logra que los ejércitos, la corte o la aparición de las brujas transmitan desasosiego. Hay algo de muerte, de fantasmagórico, en todos ellos. Parece que fueran, como dice al final Macbeth en sus célebres líneas, sombras que caminan.

En este tétrico “Macbeth” de estética de entreguerras, Pimenta borda una versión ajustada del verso de Shakespeare, que pone al servicio de sus actores

Pimenta explota estos recursos tecnológicos sin olvidar que hace teatro: el actor, en primer plano, logra una combinación que cautiva. En este tétrico Macbeth de estética de entreguerras –las casacas de cuero son la seña de identidad del hermoso vestuario de Rosa García Andújar–, Pimenta borda una versión ajustada del verso de Shakespeare, que pone al servicio de sus actores.

En este apartado llega el “debe” del balance: hace falta más trabajo de entonación en algún caso. José Tomé encabeza la compañía, pero su Macbeth no es la mejor elección, por voz y cadencia. No aparece en ningún momento el guerrero airado y cruel, aunque mejora cuando, ya coronado y en calma, juega con ironía en la corte. Sería un buen Claudio a todas luces. Pero Macbeth exige otro tipo de energía.

A su lado, ganan la potente Lady Macbeth de Pepa Pedroche, provista de maldad sutil –aunque en algún momento se deja llevar también por el aspaviento– y el duro McDuff de Óscar Sánchez Zafra. Que una joven actriz, Belén de Santiago, dé vida a Malcom, tampoco funciona bien. En su conjunto, en cualquier caso, este Macbeth es una brillante y original versión.


Autor: William Shakespeare. Versión y dirección: Helena Pimenta. Escenografía y dirección de audiovisuales: José Tomé. Intérpretes: José Tomé, Pepa. Pedroche, Óscar Sánchez Zafra, Javier Hernández-Simón, Tito Asorey, Belén de Santiago, Anabel Maurín. Teatros del Canal. Madrid. .

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Diciembre 2011).

Estrellas Volodia