La madre que los parió

"Madre Coraje y sus hijos", de Bertolt Brecht (CDN)
Blanca Portillo, como Anna Fierling, en la obra
MADRE CORAJE Y SUS HIJOS

Madre Coraje es uno de los grandes personajes del teatro del Siglo XX, pero, a la vez, es uno de los más equivocados en la percepción general que de él se tiene. El término «madre coraje» ha venido a ser sinónimo de valentía y determinación frente a una adversidad o abuso. Nada más lejos de la realidad: Anna Fierling es la gran culpable de la pérdida de su prole. Ella encarna -encaramada a un carromato- las miserias humanas, encabezadas por la codicia. Lo cantaba Tom Waits: «Misery is the river of the world». La guerra es el tercer jinete del Apocalipsis, sí, pero Anna decide acompañar el galope salvaje del caballo rojo para hacer caja, caiga quien caiga. Continuar leyendo «La madre que los parió»

El silencio de los corderos

El ángel exterminador Blanca Portillo Teatro Español Buñuel
El reparto al completo de El ángel exterminador
EL ÁNGEL EXTERMINADOR

Respiramos. Salimos. Ya estamos fuera. Durante dos horas, Blanca Portillo y Fernando Sansegundo, directora y adaptador respectivamente, nos han encerrado en el universo surrealista de un aragonés con retranca y mirada oblicua, el gran Buñuel. Lo mejor de esta adaptación teatral de la angustiosa película El ángel exterminador es lo buñueliano del homenaje, con olores, sensaciones y coro final. Lo peor: la grandilocuencia de un montaje al que le sobran mármoles y aspavientos, una producción desaforada, un reparto poco creíble -en gran medida por la extraviada concepción de la clase alta de hoy en día que exhibe- y un grave problema de sonido relacionado con una escenografía que paga con la falta de eficacia su soberbia estética. Continuar leyendo «El silencio de los corderos»

Don Juan se va al infierno

"Don Juan Tenorio", dirigido por Blanca Portillo

DON JUAN TENORIO

Si de un texto se han hecho versiones en España para dar y tomar, ése es Don Juan Tenorio. Cada cual hace su aportación, su interpretación del mito romántico. No cabe por tanto ya el escándalo, sino el análisis reposado. Lo digo antes de que alguien crea que quien firma se lleva las manos a la cabeza. Bien está, vaya por delante, tener un Tenorio grande, ambicioso, en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, y mejor si presenta todos los mimbres del éxito a priori.

Continuar leyendo «Don Juan se va al infierno»

Salir o no salir, ésa es la cuestión

HAMLET

Por fin: cinco siglos y miles de versiones, y ninguna había entendido hasta ahora que lo que Hamlet necesitaba era una noche loca con Laertes, Horacio y compañía, dando y recibiendo -Ofelia incluida–, en un totum revolutum digno del más clandestino cuarto oscuro. Menos mal que Tomaž Pandur se ha empeñado en poner todo su talento –y es una pena, porque tiene mucho– al servicio de sus obsesiones sexuales, como ya hiciera en Infierno. Más que ser o no ser, parece que el dilema de su Hamlet estuviera entre salir o no salir… del armario. Continuar leyendo «Salir o no salir, ésa es la cuestión»