Sexo, rapé y rock n’roll

LAS AMISTADES PELIGROSAS

La máxima rockera más repetida reza «sexo, drogas, rock n’roll». Cambien la coca por el rapé dieciochesco, y el mantra retratará Las amistades peligrosas más interesantes que han pisado los escenarios. Más, sí, que aquel Barroco de Tomaž Pandur que tenía puntos originales, belleza y cierta fuerza, pero no la energía desbordante de este montaje que dirige Darío Facal, quien ha adaptado junto a Javier Patiño la novela de Choderlos de Laclos respetando su formato epistolar y su contexto histórico, pero lanzándose a una puesta en escena musical anacrónica, en contraste con los bellos figurines de época (ojo a los secretos que esconden) de Guadalupe Valero. Continuar leyendo “Sexo, rapé y rock n’roll”

Estrellas Volodia

En el amor y en la guerra

CABARET DE CARICIA Y PUNTAPIÉ

Cinco años de aplausos, un premio Max y tres paradas en Madrid –no sé cómo no lo vi antes, “mea culpa”– lleva a cuestas este atípico cabaret de cámara, alejado de lo sicalíptico, lo picante y lo equívoco. Una revista sin pluma ni plataformas, una velada literaria sin libros ni pretensiones, una osadía musical sin orquesta, un viaje en el tiempo sin Delorean (aunque con algo de plutonio) y una postal de barrio sin aceras con más de surrealismo que de costumbrismo. Continuar leyendo “En el amor y en la guerra”

Estrellas Volodia

Conocer gente, comer mierda

LA CHICA DE LA AGENCIA DE VIAJES NOS DIJO QUE HABÍA PISCINA EN EL APARTAMENTO

Si Rodrigo García se tomara un poco menos en serio a sí  mismo, quizá habría firmado algo parecido a La chica de la agencia de viajes nos dijo que había piscina en el apartamento. Un largo título que podría ser el reverso actualizado de Conocer gente, comer mierda. Lo cual implica tanto el reconocimiento al argentino como padre de una generación que trabaja con códigos similares –la «rave» final, con los intérpretes rebozados en líquidos, lleva su huella–, como la constatación de que los nuevos creadores pueden encontrar su propia voz más allá de ese legado, en este caso con la salvación de una aparente intrascendencia, que no es tal. Continuar leyendo “Conocer gente, comer mierda”

Estrellas Volodia

Versos para los muertos vivientes

LAS PALABRAS (UNA HISTORIA DE AMOR)

Las palabras no anda tan lejos del género apocalíptico por excelencia, el de los zombis. O al menos comparte con éste el temor y la preocupación de vivir en una sociedad enferma y alienada. Como el cómic de moda, The Walking Dead, y su correspondiente serie televisiva, la nueva obra de Pablo Messiez se sirve de una epidemia para hablar más de los vivos que de los muertos. Continuar leyendo “Versos para los muertos vivientes”

Estrellas Volodia

Yourcenar, entre las llamas y los ‘flashes’

FUEGOS

Herida por un amor no correspondido, Marguerite Yourcenar acudió en 1935 al mundo griego para encontrar en sus arquetipos y sus mitos los pilares del edificio de su desazón. Fuegos fue una colección de prosas líricas de profundo aliento poético. «Cuando estás ausente, tu figura se dilata hasta el punto de llenar el universo. Pasas al estado fluido, que es el de los fantasmas. Cuando estás presente, tu figura se condensa; alcanzas las concentraciones de los metales más pesados, del iridio, del mercurio. Muero de ese peso, cuando me cae en el corazón», le dice al hombre al que dedicó este oratorio, su dios terrenal que, como Aristógiton, prefirió a otro hombre. Continuar leyendo “Yourcenar, entre las llamas y los ‘flashes’”

Estrellas Volodia

Así se sale del armario

TWELFTH NIGHT

Que Noche de reyes es una de las comedias más brillantes de Shakespeare, un maravilloso enredo con “tapada” y equívocos sexuales, estaba fuera de duda. Los personajes luchan contra sus instintos y atracciones primarias sin saber que, en realidad, todo es más “pro natura” de lo que creen. De igual modo, las subtramas, bien engarzadas con la principal, dejan momentos magníficos, como el escarmiento que recibe el soberbio Malvorio –para antología de las inocentadas– o el duelo de cobardes al que se ven arrastrados Cesáreo y el bobo Don Andrés de Carapálida. Continuar leyendo “Así se sale del armario”

Estrellas Volodia

Divino tesoro

 

LA NOCHE TOLEDANA

La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, fórmula creada dentro de la CNTC en 2007 por Eduardo Vasco, sigue dando frutos gracias al respeto y buen hacer de Helena Pimenta. La “cantera” va ya por su tercera promoción, y La noche toledana es la mejor fiesta de graduación imaginable. La comedia de Lope de Vega es un laberinto de pulsiones eróticas –la escribió en 1605, ya “bachiller”, pero aún con las hormonas en plena floración– construidas con la habitual complicidad del espectador, que acepta toda clase de situaciones inverosímiles. Continuar leyendo “Divino tesoro”

Estrellas Volodia

Amistades poco peligrosas

DESEO

Salvando las distancias obvias, para empezar la del formato, hay un abismo entre la sutileza narrativa, el relieve conceptual y la profundidad de Eyes Wide Shut y la aspereza dramatúrgica y la superficialidad de aproximación al conflicto de Deseo, otra autopsia de la vida sexual en la pareja con la variante de la teatralidad: casi todo transcurre durante un fin de semana en una casa de campo a la que Manu y Ana, matrimonio instalado en la rutina, han invitado a Paula, una desinhibida compañera de gimnasio de Ana, y a Teo, amigo de Manu recién divorciado. Continuar leyendo “Amistades poco peligrosas”

Estrellas Volodia

Shakespeare de revista

NOCHE DE REYES

Qué bien le ha sentado a Eduardo Vasco soltarse el corsé que impone la institución –la Compañía Nacional de Teatro Clásico– y dedicarse a jugar. Esta Noche de Reyes apenas se emparenta con aquel Hamlet que pesaba como una losa y en cambio es primo hermano de un Lope de Vega, No son todo ruiseñores, uno de los más lúdicos momentos de Noviembre Teatro. Continuar leyendo “Shakespeare de revista”

Estrellas Volodia

Chéjov aquí y ahora

LOS HIJOS SE HAN DORMIDO

Si en el teatro de Anton Chéjov nada ocurre y todo ocurre, dependiendo de en qué estrato se quede la observación, y si se acepta que al profundizar estamos probablemente ante el gran autor de la vida cotidiana con sus cotidianas decepciones, deseos, amores y esperanzas, la conclusión lógica es que los textos del autor ruso parecen escritos para una puesta en escena de Daniel Veronese. Continuar leyendo “Chéjov aquí y ahora”

Estrellas Volodia