La Zaranda toca fondo

"Ahora todo es noche", de La Zaranda
Sánchez, Bustos y Campuzano, en la obra/ Foto: Gerardo Sanz
AHORA TODO ES NOCHE

Corona estable del teatro postdramático poético-arrabalero,  La Zaranda, compañía convertida ya en «Teatro Inestable de Ninguna Parte» -el apéndice «de Andalucía la Baja» se quedó por el camino, autoexiliados de su tierra-, parece querer acercarse a sus retratados en una nueva incursión en la miseria cotidiana, que en esta ocasión es pecuniaria también. Son tres parias que no vienen de ningún lugar ni van a ningún sitio. Tres sin techo, tres tirados que han ido a naufragar en un aeropuerto. Y con ellos, tocando fondo en una alegoría -otra más- de la tristeza y la desesperación, los jerezanos tocan techo. ¿Dije suelo o techo? En esta ocasión la distancia que separa a uno de otro cabe en un titular, en una obra de Shakespeare, en una hora y media de teatro grande . Continuar leyendo «La Zaranda toca fondo»

Liddell y la cocina pobre

"Mi relación con la comida", de Angelica Liddell
Esperanza Pedreño, en el montaje
MI RELACIÓN CON LA COMIDA

Durante un tiempo se cuestionó la influencia potencial de autores posdramáticos y «alternativos», por entendernos, como Rodrigo García y Angélica Liddell. Sí, eran contundentes, interesantes, diferentes, pero nadie llevaba sus obras a escena salvo ellos mismos, convertidos en todoterrenos, dramaturgo y director en uno, y, en el caso de Liddell, incluso protagonista. Por fortuna, este argumento ha sido barrido por los hechos. Además de otros méritos, García y Liddell son ya autores muy representados por otros. Es el caso de este montaje de Esperanza Pedreño de Mi relación con la comida, un texto de hace diez años de la autora de La casa de la fuerza. Continuar leyendo «Liddell y la cocina pobre»

Bufones en la orilla

ARGELINO, SERVIDOR DE DOS AMOS

Argelino, servidor de dos amos se une en una nueva y necesaria corriente de teatro comprometido a otra obra interesante reciente, Perro muerto en tintorería: los fuertes, de Angélica Lidell. Formalmente, nada tienen que ver. Pero ambas nadan en las aguas de la denuncia. La compañía Animalario lleva años haciéndolo, a veces con demasiada ideología, como le ocurría a Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de boda de la hija del presidente, o incluso a su reciente Marat-Sade. Este Argelino supone un paso adelante para la compañía y uno de sus montajes más inteligentes. Continuar leyendo «Bufones en la orilla»

Apocalypse Liddell

"Perro muerto en tintorería: los fuertes", de Angélica Liddell

PERRO MUERTO EN TINTORERÍA: LOS FUERTES

Sólo desde el horror se puede entender el horror. El artista incomoda cuando se muestra desnudo y nos muestra desnudos. El riesgo: que no todo el mundo entienda y/o comulgue. Unos cuantos espectadores se marcharon de la sala pequeña del Valle- Inclán, por eso conviene advertir que Perro muerto en tintorería: los fuertes es el más complejo e inasequible espectáculo de la ya de por sí incómoda Angélica Liddell y, a la vez, su montaje más maduro, el zénit de su progresión como artista. Continuar leyendo «Apocalypse Liddell»