Carreteras secundarias

"El bar que se tragó a todos los españoles"
Escena de la obra de Sanzol / Foto: Luz Soria
EL BAR QUE SE TRAGÓ A TODOS LOS ESPAÑOLES

Poco más se le puede pedir a un espectáculo de teatro que, después de tres horas, en las que nos ha mantenido con una sonrisa en la cara, cierra una historia humana entrañable, tierna y repleta de lecciones, a la vez que esboza un retrato de España, de sus gentes y de toda una época. Una obra que, como hacen las buenas historias, viaja de lo particular a lo general y nos cuenta los avatares personales de un hombre, un viaje de fe, amor, elecciones vitales y determinación, para en el fondo hablarnos de toda una generación. Acaba El bar que se tragó a todos los españoles, la nueva comedia de Alfredo Sanzol, y el público ha viajado con él, con la extraña y hermosa aventura de su padre, y con un país entero en la maleta. Pero, ¿realmente no se le puede pedir nada más? Quizá sí. Porque a Sanzol le pesan, como a todo buen director, sus mejores momentos, que están ahí para comparar, y si bien este ‘bar’ es un ejercicio de autoficción repleto de nostalgia, humor amable y bondad, no es su espectáculo más redondo. Continuar leyendo “Carreteras secundarias”

Estrellas Volodia

La belleza de un bosque en movimiento

MACBETH

Resulta complejo escribir sobre un espectáculo “heredado”. ¿Cuánto hay en este Macbeth de Gerardo Vera y cuánto de Alfredo Sanzol? El gran escenógrafo y director, que llevó las riendas del Centro Dramático Nacional durante ocho años, antes de Ernesto Caballero, a quien a su vez sucedió Sanzol, falleció el pasado septiembre a causa de la maldita pandemia de Covid-19. Sanzol ha completado una puesta en escena de la gran tragedia de Shakespeare ideada por Vera, aunque lógicamente el resultado final es una mezcla de los sellos de ambos. Continuar leyendo “La belleza de un bosque en movimiento”

Estrellas Volodia

Sanzol habita la casa deshabitada

"La valentía", de Alfredo Sanzol
LA VALENTÍA

Siguiendo la línea de la notable comedia La ternura, el dramaturgo y director Alfredo Sanzol se lanza sin miramientos a la más disparatada de sus comedias hasta la fecha: La valentía. La mirada de Sanzol vuelve a los temas habituales en su teatro: el amor, el paso del tiempo, la importancia de las pequeñas cosas de cada día, de la familia y los seres queridos,… Pero esta vez opta por un vehículo ligero, una comedia de fantasmas y casas encantadas y un argumento que parece querer hermanarse, salvando muchas diferencias, con aquel clásico de Jardiel Poncela, Los habitantes de la casa deshabitada.

Continuar leyendo “Sanzol habita la casa deshabitada”

Estrellas Volodia

El discreto encanto de la Compañía

LA DAMA BOBA

Es reconfortante corroborar que un director inteligente como Alfredo Sanzol no ha olvidado -o eso doy por hecho, por lo visto en escena- que Lope de Vega facturaba textos como churros para un consumo rápido en los corrales de comedias y que una obra como La dama boba es, antes que nada, un vehículo ligero y ameno para la evasión del pueblo de entonces. Continuar leyendo “El discreto encanto de la Compañía”

Estrellas Volodia

Sanzol no se deja comprar

AVENTURA!

Dice en sus notas Alfredo Sanzol que ha escrito «Aventura!» porque está enamorado de su familia, de sus amigos, de la gente con la que trabaja; porque no quiere emigrar ahora. Parece una perspectiva vitalista. Y es cierto que en su nueva y divertidísima empresa como autor y director, en el sentido más amplio del término, se rebela contra las fuerzas que nos zarandean en la crisis global que vivimos, encarnadas en la figura de un empresario chino que quiere comprar una compañía de Barcelona. Continuar leyendo “Sanzol no se deja comprar”

Estrellas Volodia

Importancia relativa

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE ERNESTO

Otra vez La importancia de llamarse Ernesto. Bien, nunca está de más disfrutar del repertorio más incontestable de Oscar Wilde, un enredo de personajes de la alta sociedad que tiene el récord de respuestas ocurrentes por página. Apunten ésta de Algernon, el soltero empedernido: «Todas las mujeres llegan a parecerse a sus madres. Ésa es su tragedia». Hay poco que decir del texto, bien adaptado por Alfredo Sanzol y José Padilla. Sanzol, autor navarro de comedias con sello personalísimo como Sí, pero no lo soy, dirige aquí a sus paisanos, la compañía del Teatro Gayarre, en una producción cuidada con escenografía floral y vestuario victoriano de Alejandro Andújar, en el que desentonan detalles como los pendientes y las melenas masculinas. Continuar leyendo “Importancia relativa”

Estrellas Volodia

Femenino plural

EL MANUAL DE LA BUENA ESPOSA

Alejada de la memoria histérica, la idea de El manual de la buena esposa, un repaso a la España de la Sección Femenina del franquismo que marcó la vida de tantas mujeres, se revela fresca y acertada. Una prueba es que el público ríe a base de bien con este popurrí de doce escenas que, como un Florido Pensil de amas de casa y jóvenes casaderas, ha escrito con ingenio un sexteto cargado de talento. Continuar leyendo “Femenino plural”

Estrellas Volodia

Sanzol, el selenita

EN LA LUNA

Hay pocos creadores jóvenes en las artes escénicas españolas con un universo propio tan claramente definido como el de Alfredo Sanzol. En los últimos años ha patentado una fórmula que tiene como señas de identidad un teatro construido sobre sketches y un humor fino de tintes sociales y familiares. El dramaturgo y director busca una narración costumbrista, alejada de la tentación de lo grueso pero sin pelos en la lengua: en un momento de Sí, pero no lo soy, dos lolitas provocadoras jugaban del vocablo, y en otro de este nuevo espectáculo, En la luna, dos niños abordan sin tabúes la vida sexual de sus padres. Los diálogos y las situaciones del autor navarro son tiernos y bruscos, un punto marcianos y a la vez perfectamente verosímiles. Continuar leyendo “Sanzol, el selenita”

Estrellas Volodia

Tiernas batallitas de la abuela

DELICADAS

Es paradójico: las mujeres que retrata Delicadas tienen poco de delicadas. Son de esas hembras de armas tomar; un matriarcado discreto, eso sí, pero no delicado. Mujeres que, pese al contexto bélico que les tocó vivir, no tiemblan al desnudarse para mandarle una foto a su novio al frente, o que apoyan a su hombre aunque éste sea un percusionista pesado que le da la tabarra a todo el pueblo. Tierno y divertido homenaje a nuestras madres, tías o abuelas, aquellas mujeres que vivieron la Guerra Civil, este viaje fragmentado en breverías –marca ya de la casa– escritas y dirigidas por Alfredo Sanzol, mantiene el nivel elevado de su anterior dramaturgia, aunque el tono busque otros territorios. Continuar leyendo “Tiernas batallitas de la abuela”

Estrellas Volodia

Café del bueno

SÍ, PERO NO LO SOY

No está mal, para variar, ir al Centro Dramático Nacional y tener la sensación de que se ha equivocado uno y en vez del solemne Teatro María Guerrero se ha colado, sin querer, en alguna sala alternativa de Lavapiés. Sólo la cuidada escenografía de Sí, pero no lo soy, que firma Alejandro Andújar -y que recrea con lujo uno de esos bares decadentes de los años sesenta, con bola de discoteca, espejos por doquier y asientos tapizados en rojo- confirma al espectador que está en el principal teatro público, aunque éste haya sido “ocupado”, para bien, por una compañía curtida en otros territorios. Continuar leyendo “Café del bueno”

Estrellas Volodia