Estado de shock

SHOCK (EL CÓNDOR Y EL PUMA)

En ocasiones la crueldad se hace necesaria. Hablo del teatro, claro, no de la vida real, donde el sadismo y el mal son injustificables. Hablo de mostrarle al espectador los detalles terribles. Hablo de hacerle entrar en estado de shock. ¿De qué otra manera abordar, si no, los hechos infames del Plan Cóndor, las detenciones, las torturas, los desparecidos? Mucho de esto, crueldad y zarandeo del espectador, hay en Shock (El cóndor y el puma), el documento vibrante y redondo que firman con el sello Animalario, aunque sin ser una producción de esta compañía, varios de sus habituales. Pero también hay en escena teatro, juego, humor y vida. Teatro grande, ambicioso y memorable.

Continuar leyendo «Estado de shock»

Xunta sangrienta

LOS MÁCBEZ

Andrés Lima vuelve a Shakespeare. Le va lo excesivo al director como un guante a una mano, y el sangriento escocés Macbeth se presta, como demuestra parte de esta versión «compostelana» que estrena el CDN, a su planteamiento, tan divertido y trepidante como ajeno a la sutileza. Hay sátira y mucho cachondeo a cuenta de los tópicos gallegos en la revisión que Juan Cavestany ha escrito, llevándose la trama a una Xunta caciquil, donde el conselleiro Mácbez recibe de tres meigas –¡en un burdel, copa en mano!– la premonición de que será presidente. Continuar leyendo «Xunta sangrienta»

Fantástica taberna

FALSTAFF

«Desterrad al orondo Falstaff y desterraréis al mundo entero», se defiende el susodicho en una de las muchas y geniales líneas que colecciona en Enrique IV. Falstaff, el borracho, el noble cobarde, el alegre y ocurrente amigo de juergas del joven príncipe Enrique, el putero y ladrón, como el propio Shakespeare lo describe, es, más que un personaje, una feliz intromisión en el alma humana, liberada la mirada de prejuicios. Todo eso lo han sabido transmitir Marc Rosich y Andrés Lima en un montaje que, como hizo Orson Wells en el cine, reúne los dos Enrique IV y parte de otros textos shakespearianos. Continuar leyendo «Fantástica taberna»

Qué tristes años 20

EL MAL DE LA JUVENTUD

En contra del tópico de los alegres años 20, Ferdinand Bruckner dibujó en 1926 un cuadro pesimista: los protagonistas de La enfermedad de la juventud (el mal en esta traducción) se entregan al desencanto, el sexo y el victimismo. Los Desirée, Alt, Freder y Marie de la Viena de 1923 reflejan en parte a la actual juventud, aunque ésta parezca más inquieta por saber quién será nominado en el reality de turno que por leer a Novalis. Continuar leyendo «Qué tristes años 20»

El huracán de Animalario

URTAIN

Probablemente, el momento más triste de Toro salvaje sea la visión de un Jake La Motta decadente ensayando chistes frente al espejo. He aquí, en este Urtain de la compañía Animalario, otra historia magnífica de ídolos de barro de la que también conocemos el final: Urtain, el ex campeón de los pesos pesados de Europa, el que fuera el deportista más popular del país, el que se fotografió con Franco y soñó un día con tumbar a Cassius Clay, ha muerto. Es 1992, España mira a Barcelona y José Manuel Ibar, Urtain, de quien nadie se acordaba, ha saltado desde un edificio. Continuar leyendo «El huracán de Animalario»

Bufones en la orilla

ARGELINO, SERVIDOR DE DOS AMOS

Argelino, servidor de dos amos se une en una nueva y necesaria corriente de teatro comprometido a otra obra interesante reciente, Perro muerto en tintorería: los fuertes, de Angélica Lidell. Formalmente, nada tienen que ver. Pero ambas nadan en las aguas de la denuncia. La compañía Animalario lleva años haciéndolo, a veces con demasiada ideología, como le ocurría a Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de boda de la hija del presidente, o incluso a su reciente Marat-Sade. Este Argelino supone un paso adelante para la compañía y uno de sus montajes más inteligentes. Continuar leyendo «Bufones en la orilla»