El imperio de Portillo

"La vida es sueño", de Calderón de la Barca, CNTC. 2012

LA VIDA ES SUEÑO

Los grandes textos a menudo hacen grandes a los montajes, pero el camino es de ida y vuelta y también un gran montaje puede realzar a un clásico, situándolo en el lugar que merece ocupar y erigiéndose como un pedestal de carne e ideas para sus versos. Que Helena Pimenta haya elegido La vida es sueño como su primer estreno al frente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico era hasta ayer una declaración de intenciones arriesgada, pues un corolario al principio expuesto al comienzo es que los grandes textos conducen también a las mayores caídas. Tras el estreno, el viernes, en el Festival de Almagro, Pimenta puede ya presumir de haber firmado un espectáculo memorable, una producción poderosa que sortea la adversidad de los tiempos con una sobriedad disfrazada de impacto: su viaje a la Europa del XVII se cifra en la imponente escenografía de Alejandro Andújar y Esmeralda Díaz, que convierte corte y mazmorra en un único espacio en listones de maderas apagadas. Vacía, operística, majestuosa, la caja escénica queda convertida en un gran salón palaciego de la Europa de los Urales o de las cortes escandinavas, con la austeridad del espíritu de los Austrias, pero luminosa gracias al sobresaliente trabajo de Cornejo en los focos. 

Pimenta puede ya presumir de haber firmado un espectáculo memorable, una producción poderosa que sortea la adversidad de los tiempos con una sobriedad disfrazada de impacto

Un lugar de trampillas que se abren y cadenas que bajan del cielo para arrastrar a Segismundo a su destino. Esa conexión con los materiales orgánicos acerca a esta producción más al Sueño de una noche de verano o a La dama boba de Pimenta que a otros montajes de La vida es sueño, con los que nada tiene que ver éste, tan alejado de la esencialidad brutal del de Bieito o de la oscuridad del de Pérez de la Fuente. Y, más que en lo anterior, su marca aparece en un buen trabajo actoral, casi coreográfico, y un decir del verso fluido, que en la Compañía es por fortuna una realidad desde hace tiempo, como el hermoso trabajo musical, aquí con la firma de Ignacio García y un cuarteto en vivo.

El vestuario imperial y, sobre todo, las largas y lisas melenas de rey y cortesanos, encuentran un referente histórico en la corte de Carlos II, ofreciendo una lectura siniestra y original del reino polaco que cuadra en las luchas de poder de Astolfo y Estrella –muy bien Rafa Castejón y Pepa Pedroche– o  el servilismo de Clotaldo, encarnado con acierto y empaque por Fernando Sansegundo.

Un buen trabajo actoral, casi coreográfico, y un decir del verso fluido, que en la Compañía es por fortuna una realidad desde hace tiempo

Así, cuando el continente emociona, el contenido cobra todo su sentido, ayudado por una versión limpia y asequible, desde el respeto, que firma Juan Mayorga. Y entonces ocurre la conexión y el clásico explica el signo de los tiempos: Basilio –casi cuesta hablar bien de Joaquín Notario, el actor que siempre está bien, aquí en espléndida madurez -, nos recuerda el clamor por buenos gobernantes en un comienzo de siglo marcado por crisis y abusos.

Lleno de ira por una vida encerrado sin sentido, se entiende que Calderón, mientras nos habla de la fragilidad del suelo que pisamos, le ofrezca una segunda oportunidad a Segismundo en ese ir y venir entre la gloria y las cloacas. Estados por los que atraviesa un gran «actor» llamado Blanca Portillo, al que en una época dieron papeles femeninos, como los onnagata, pero que ha resuelto derribar todo prejuicio. Tras su Hamlet superlativo en un desafortunado montaje, se reafirma aquí en cada verso y cada gesto se reafirma aquí como una de las grandes actrices que tenemos. La Rosaura vital y fuerte de Marta Poveda y el gracioso Clarín de David Lorente merecen también elogios, como el resto de una compañía sin fisuras.


Autor: Pedro Calderón de la Barca. Versión: Juan Mayorga. Directora: Helena Pimenta. Intérpretes: Blanca Portillo, Joaquín Notario, Marta Poveda, David Lorente, Rafa Castejón, Pepa Pedroche, Fernando Sansegundo…. Escenografía: Alejandro Andújar y Esmeralda Díaz. Vestuario: Alejandro Andújar y Carmen Mancebo. Música: Ignacio García. Hospital de San Juan. Almagro (Ciudad Real).

Crítica publicada originalmente en La Razón, recogida en Notas desde la fila siete (Julio 2012).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *